Al cumplir 111 años, la bodega de Mendoza, propiedad del grupo portugués Sogrape, reunió a sus directivos y puso de relieve la importancia que tiene para ellos volver a ganar la preferencia de los consumidores argentinos.

Fernando Da Cunha Guedes, presidente del Grupo viajó especialmente  para celebrar con el equipo local y respaldar la consolidación del negocio en el mercado local y las novedades que la bodega prepara.
“Durante este nuevo ciclo de Finca Flichman en la evolución de su negocio, impacta la calidad de las propuestas de vinos y su trazabilidad por el privilegio de poseer viñas propias; lo que permite posicionarse para la conquista de un mercado de nicho local e internacional”, dice Diego Levy, CEO de la bodega. “El nombre de la bodega a partir de esta nueva etapa, pasará a ser protagonista de sus vinos iconos”, adelanta.

De esta manera, “vuelve a poner foco en Argentina, en reconquistar a los consumidores y a elaborar la variedad Syrah que la hizo famosa en diferentes estilos y líneas del portafolio. ”Durante mucho tiempo el enfoque de la bodega estuvo en los mercados internacionales. Hoy es tiempo de volver a casa, atendiendo el mercado interno, recuperando el lugar en el canal on premise y haciendo un trabajo de comunicación y marca”, destaca Diego Levy.

Dentro de las novedades, la bodega trae el lanzamiento de nuevas marcas y rediseño de su estructura de portafolio manteniendo sus vinos que hacen historia, Caballero de la Cepa, Dedicado, Paisajes y Misterio como línea más joven e innovadora.

Para los festejos, la bodega elaboró especialmente un blend de partida limitada (9.600 botellas) “Finca Flichman Aniversario 111” cosecha 2020, elaborado con uvas insignias de BARRANCAS, primera zona de Mendoza: 30% Syrah, 30% Malbec, 30% Cabernet Sauvignon, 5% Ancellota y 5% Petit Verdot, provenientes de viñedos propiedad de la bodega. “Tuvo una guarda de 12 meses en barricas de roble francés de primer uso y segundo uso seguidos de 8 meses en botella”, cuenta su hacedor, el enólogo Rogelio Rabino. “Decidimos hacer este vino conmemorativo honrando nuestro legado y la visión de su fundador que tuvo sobre Barrancas”, describe Rogelio. “Es un vino con carácter, elegancia y profunda complejidad”. El vino sale al mercado con un precio sugerido de $2000.

Entre las primicias, anuncia también, la apertura de las puertas de la bodega al turismo con la posibilidad de recorrer sus instalaciones y su cava centenaria, la más grande e histórica de Argentina, con vinos que datan de 1947.

La bodega se preserva original de aquella época, restaurada, ampliada y dotada de la más alta tecnología del mundo. Está rodeada por sus propios viñedos, una confortable casona de campo para albergar huéspedes y extensos jardines de rosas. Posee 400 hectáreas de viñedos propios de Malbec, Cabernet Sauvignon, Syrah, Chardonnay que se extienden en dos regiones de Mendoza, Barrancas, a 700 msnm y Tupungato, en el Valle de Uco, a 1.100 msnm donde lleva a cabo exhaustivos estudios de suelo.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.