¿Cómo  un anhelo, un impulso o un deseo puede guiar el derrotero de una persona? Hay miles de ejemplos en la vida; uno muy cercano es el de los enólogos  Cristian Moor y Teresita Barrio que en sus épocas de estudiantes, miraban un depósito abarrotado de cosas en la casa del papá de Tere como la próxima bodega en la que podrían materializar sus sueños. Diez años atrás, con pocos recursos y mucho entusiasmo, iniciaron este proyecto «garage» llamado Initium  y desarrollaron, lo que es a mi juicio, uno de los mejores vinos de Argentina.

Si bien ha trabajado y trabaja con marcas de renombre, a Cristian se le empañan los ojos de orgullo cuando cuenta la historia de la «bodeguita» como le llaman. Para celebrar sus diez años compartieron, por primera vez, una degustación vertical con periodistas mendocinos de todas las añadas de Initium y anunciaron la construcción de una nueva y más grande bodega, pero siempre con la característica de garage.

 “No hay en el país alguna similar” comenta la pareja al detallar  las características de elaboración artesanal y volumen (sólo elaboran 1.000 botellas al año),  donde se cuida cada detalle,  en un laboratorio en miniatura donde están todos los elementos necesarios para un gran vino. Una máquina hace las veces de despalilladora y cinta de selección, hay en la salita aires acondicionados que logran la temperatura ideal, humidificadores caseros cuidan que no se sequen las barricas;  la historia tiene muchas noches sin dormir, cuidando los vinos como a las dos niñas de la pareja Josefina y Elena.

A propósito, dos de las añadas de Initium llevan sus nombres, y justamente en esas añadas se decidió agregar al Malbec, una proporción de Cabernet Franc. «Todo Initium es Malbec pero cada vez que nace un hijo, hacemos este vino diferente» comentan.
En la degustación vertical probamos 8 añadas (no se elaboró en 2015 ni en 2021 porque la uva no estaba en excelentes condiciones de calidad), a la espera de la cosecha 2022 que ya tiene nombre asignado: será Initium Amparo, por la tercera hija que nacerá en enero del año próximo.

“Vinos elaborados y diseñados con detalle. Nosotros estamos en todo el proceso, desde el viñedo en adelante. Incluso, hasta cuando entregamos el producto. Tomamos todas las decisiones y firmamos cada botella a mano”, cuenta Teresita  y Cristian agrega: “No somos o no queremos ser consientes en dónde estamos posicionados. Sí podemos decir que la marca Moor Barrio es conocida por elaborar vinos de alta calidad. Y cuando nombran Initium o Moor Barrio, después de 10 años, el feedback siempre es que son vinos importantes y eso es parte de nuestro sueño inicial”.

Las primeras uvas fueron de La Consulta (San Carlos), luego de Gualtallary (Tupungato); posteriormente, se inclinaron por los terruños de Los Chacayes (Tunuyán), Altamira (San Carlos) y El Peral (Tupungato).
Y los logros no han sido pocos. Uno de los últimos, el sexto puesto en la degustación a ciegas en The WineMakers 2021 con su Initium Gran Malbec 2018, entre 55 muestras catas por expertos. Además, obtuvieron doble medalla de Oro en el concurso internacional Vinus 2021.
Antes de terminar la degustación, llegó la otra gran noticia que también sería motivo de festejo y celebración: la construcción de una nueva y más grande bodega que les permitirá crecer en volumen (estiman llegar a 5 y 7 mil botellas) y en calidad y, por supuesto, estará ubicada en la casa que también tienen proyectada como nueva vivienda familiar en Luján de Cuyo.
“Lo que se viene a partir de ahora es la cosecha 2022 que ya estamos planificándola y mucha expectativa por la bodeguita nueva. Nuestra idea es agrandarnos, pero no demasiado. Queremos seguir teniendo el control de todo, manteniendo el concepto, y a su vez poder ofrecer a la gente una experiencia de mayor nivel turístico”, explica Tere y reafirma que hasta que la bodega funcione en su actual ubicación seguirán recibiendo visitas, con cita previa.

 

A modo de despedida, y debajo del gazebo en el que conviven una prensa, una barrica y una despalilladora, Teresita y Cristian vuelven sobre su actividad en una bodega garage: “Siempre decimos que los grandes vinos, de las mejores bodegas del mundo, están hechos artesanalmente: en pequeñas cantidades y con una atención especial. Moor Barrio Wines es una bodega bonsai porque elaboramos solo pequeñas cantidades de vinos, pero cuidándolos hasta el último detalle. No es lo mismo elaborar en tu casa que en una bodega industrial. Hay cosas que hemos aprendido con el tiempo, pero creemos que es la mejor manera de producir vinos con estilo propio y la calidad necesaria para competir con aquellos grandes vinos de referencia”.

Acerca de la bodega Moor Barrio Wines
Moor Barrio Wines es una bodega bonsai de una joven y entusiasta pareja de enólogos mendocinos. La pasión y el profesionalismo que imprimen a sus vinos se ve reflejado en premios de numerosos concursos internacionales.
El proyecto de su bodega comenzó en 2009. Ese año, el matrimonio y padres de tres niñas decidió iniciar el camino hacia su sueño. Lo que en aquel entonces comenzó como una idea de elaborar vino para compartir con su familia y amigos, pronto se transformó en un emprendimiento con grandes aspiraciones gracias al apoyo incondicional de todos sus familiares.
En homenaje a ellos, que tanto hicieron y hacen para que su sueño siga siendo una realidad, es que Teresita y Cristian decidieron fundar su bodega en 2011 y denominarla con sus apellidos: Moor Barrio.
moorbarrio.com

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.