Rutini Cabernet Franc Gualtallary Single Vineyard lleva tres años consecutivos entre los top de Decanter. La cosecha 2016 consiguió 96 puntos, mientras que las 2017 y 2018 llegaron a 97 puntos y fueron distinguidas con la calificación de “Platinum”, la máxima que otorga la publicación.

Mariano Di Paola, winemaker de Rutini, destaca que “estar tres años consecutivos con tan altos puntajes en una publicación como Decanter habla de la consistencia y la calidad del vino, resultado del trabajo de todo nuestro equipo”.

  • ¿Qué significa para vos esta nueva distinción, la tercera?
  • Si bien nuestro obtuvo el premio, estos logros hacen que el mundo vea que Argentina no es sólo Malbec. El Cabernet Franc llegó a Argentina casi en la misma fecha que el Malbec pero antes no se le daba la importancia que hoy se le da en nuestro país y con este trabajo estamos logrando excelentes resultados y eso es lo más importante.
  • ¿Cuándo decidiste lanzarlo como varietal en la línea alta de Rutini?
  • Las plantas son de 1997 pero en 2012 nos animamos por primera vez a sacarlo como varietal 100% Cab Franc. A mí siempre me gustó pero antes no me animaba a ponerlo solo, y desde allí tenemos resultados cada vez mejores.
  • ¿Por qué crees que le gusta tanto el Cabernet Franc a los consumidores?
  • Pienso que la gente encuentra el dulzor de los taninos que tiene el Malbec. El Cabernet Sauvignon tiene taninos más firmes y cuesta a veces al paladar del consumidor promedio, mientras que el Cabernet Franc tiene calidad de fruta, expresión aromática, persistencia y dulzor, creo que es un vino que llama la atención y se está poniendo de moda. . Además es un vino que muestra cantidad de expresiones diferentes según la zona y el suelo. En Mendoza la gran diferencia la hace el sol.
  • ¿Cómo es la finca de donde sale este vino?
  • Es una finca con mucha piedra, que recibe buena cantidad de sol. El gran secreto del Cabernet Franc es encontrarle el punto justo de cosecha, porque cuando lo cosechás un poquito antes le quedan algunas notas herbáceas que no son las más adecuadas. El Franc tiene un ciclo vegetativo más corto que el Cabernet Sauvignon, con el punto de cosecha es un vino con muy buena cantidad de taninos, que no son duros ni secos, sino muy amables y te llenan toda la boca.
  • En cuanto al trabajo de barricas, ¿qué es lo mejor para estos vinos?
  • Con el Cabernet Franc estamos manejando tostados muy livianos en barricas de 225, 300 y hasta 500 litros y en otros casos trabajamos con roble francés sin tostar, ya que la madera le da todo lo que necesita en taninos, polisacáridos y no le da el café, los torrados, el coco y el tabaco que suele aportar de acuerdo a la intensidad de los tostados. Ahora sí, el roble es necesario para este tinto sin dudas.
  • ¿Tienen Cabernet Franc en otras fincas?
  • Tenemos dos plantaciones, a distintas alturas en Gualtallary y en Altamira. Son zonas con diferencias marcas. El viñedo que tenemos en Altamira está alto y tiene riesgo de heladas, pero como demora su maduración, encontramos lavanda y violeta, mientras que en el de Gualtallary encontramos más fruta y aromas balsámicos. A su vez en La Carrera a 2025 msnm, tenemos un poco de Cabernet Franc, veremos qué nos da, ya que en invierno las plantas duermen bajo la nieve.
  • ¿Siguen buscando lugares diferentes para el Cabernet Franc?
  • Nuestra idea es seguir plantando en distintas zonas, buscamos productores para seguir experimentando y nos hemos encontrado con distintos clones y selecciones masales con diferentes características. Vemos que en la misma zona, dos clones que vienen de lugares diferentes, uno del Loire, más liviano con aromas frutales, y el otro de Burdeos, brindan características diferenciales. Cuando uno empieza a investigar, uno se da cuenta que todos los vinos de Burdeos tienen un poquito de Cabernet Franc.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.