Por Giuliana Perinetti

La temporada de invierno 2021 le ha dado un respiro al enoturismo de la provincia. Las bodegas con sus visitas guiadas, degustaciones y ofertas gastronómicas «volvieron a niveles normales» de temporada de receso invernal a pesar de la pandemia, con visitantes de diferentes provincias como así también de mendocinos. Si a esto le sumamos que el gasto promedio de un turista en bodega está en el orden de los $1.500 a $3000, la reactivación económica para el sector en estos días es clara.

Hablamos con las bodegas sobre los precios de las experiencias, lo que gasta en promedio un turista en las visitas y en la compra de vino, si ha habido algún aumento o no en los precios; además de cómo se han adaptado a esta “nueva normalidad” en relación a los protocolos sanitarios por Covid-19.

Todas las bodegas consultadas coinciden en que es un buen tiempo el que corre, ya que muchos turistas de Misiones, Corrientes, Salta, Córdoba, Buenos Aires, Rosario y Santa Fe, como también mendocinos visitan diariamente las bodegas y disfrutan de las experiencias sin escatimar a la hora de comprar vino.  Además de excelentes resultados en la aplicación de los protocolos por Covid-19, logrando un ambiente cuidado tanto para trabajadores del sector como para las visitas.

“Estamos teniendo una muy buena temporada. Nos va casi tan bien como en el verano. Estamos completando todos los cupos que tenemos de hasta 16 personas, máximo. Estas últimas semanas ha sido a tres días completos para adelante por suerte” comento Alexia Robinson Manager de Turismo de Bodega Bianchi.

A lo que agregó “Bianchi tiene un ingreso de 250 a 300 personas por día y vienen turistas de las provincias que están de vacaciones como Córdoba y Buenos Aires. La experiencia entre los viñedos, en bicicleta y cabalgata son las más elegidos; casi todas las familias están haciendo la de la bici”.

En el caso de Bodega Bianchi el ticket promedio va de $1000 a $1500 por persona. Y los turistas suelen comprar vino al final de la experiencia, usualmente eligen los vinos de alta gama. “La que más compran es la caja de Familia a $3400 que tiene un 30% de descuento para aquellos que nos vistan” explicó Alexia Robinson. En cuanto a los precios Bianchi tuvo que hacer un pequeño ajuste, especialmente lo que esta tercerizado como cabalgatas, bicicletas. “Es la primera vez que en muchos años que tuvimos que hacer ajustes a mitad de año” cerró Robinson.

Por su lado, Julia Zuccardi responsable de turismo y hospitalidad de Bodega Santa Julia comentó que les está yendo “¡Excelente! Con mucho turismo, mucha gente dando vueltas, un respiro en este último tiempo”. En el caso de esta bodega que tiene ofertas gastronómicas en sus dos restaurante, Pan y Oliva y Casa del Visitante, están teniendo en promedio unas 100 personas diarias entre los dos restos “La gente está con ganas de quedarse de disfrutar un almuerzo, hay ánimos de hacer una experiencia completa”.

Santa Julia tiene un mínimo de 180 personas por día (entre semana), anotadas para visita guiada y degustaciones. Con tours de no más de 15 personas. El mínimo en Bodega Santa Julia es de $500 por degustación y en el caso de que compren vino el mínimo es de $1400.

En cuanto a la suba de valores en Santa Julia, Julia Zuccardi explicó “Hemos subido en relación a la inflación. Nuestros valores lo cambiamos cada seis meses. Un mes de buena facturación está buenísimo, pero no nos salva subir precios en este contexto. Lo que más nos interesa es que venga gente, que nos conozcan”.

Por su lado, Bodega Renacer tiene el sector turismo y el sector restaurante para que las visitas puedan elegir entre las tres experiencias de cata, desde una inicial a $600 a la cual se le puede sumar una cabalgata entre los viñedos por un total de $2900, la Experiencia Malbec $1100 y Experiencia Alta Gama $1600.

En el caso del restaurante Bodegas Renacer ofrece tres opciones; menús de dos pasos $2450, tres pasos $2900 y cinco pasos $4600. “El que más está saliendo es el de tres pasos maridado en su totalidad” comentó Maria Marta Gerente de Marketing de la bodega.

Además, Guisasola explicó que “Ahora en vacaciones de invierno estamos teniendo gente todos los días, inclusive entre semana. Siempre de mediodía no tenemos opción cena. En el restaurante lo que recibimos son más parejas a comparación de las visitas guiadas que vienen familias. Esta semana pasada y la anterior recibimos muchas familias con niños chicos para quienes tenemos algunas actividades especiales. Además de ser «kidsfriendly» somos «petfriendly» por si alguien quiere venir con su mascota”.

Por su lado, Eduardo Lopez presidente de Bodegas Lopez comento “Hoy estamos a un 60 % del turismo normal y habitual en un contexto sin pandemia. Con mayor concentración el fin de semana de mini turismo”. Dentro de las opciones que ofrece la bodega hay desde una degustación gratuita a una degustación especial, vertical, etc.  A lo que Lopez agregó “El gasto promedio del turista es de $1000 y $1500 (sin almuerzo). Recibimos entre 200 y 250 por día entre semana y 300 el fin de semana; trabajamos sábado y domingo incluido”.

También el aire frío de este invierno trajo turistas a la Bodega Corazón del Sol, en relación a ello Caro Fuller Directora de Ventas y Turismo comentó que les está yendo “Bien, ahora remontando con las vacaciones de Buenos Aires. Muchas familias, también grupos de amigos y parejas. En relación a cuanto gastan en promedio en un programa con degustación y picada y compra de vino respondió “algo de $3000 por persona, en compras va de $12000 a $15000 por pareja o familia”. En cuanto a los precios los han mantenido considerando la situación económica.

Desde Bodega Trapiche también afirman que “a esta altura de la temporada, podemos asegurar que las vacaciones de invierno vienen muy bien, alcanzando volúmenes de visita similares al de las vacaciones de verano” explicó Silvina Lew, Jefa de Turismo.

En relación a cuánto gasta en promedio un turista en Trapiche respondió “cada persona que realiza una visita a las instalaciones de la bodega realiza un gasto promedio de $500 y de acuerdo a los datos es muy posible que además se lleve como mínimo 3 botellas de algunos de los productos de la bodega, en ese caso el gasto de cada visitante aumentó a unos $1.700. Los que eligieron pasar al menos medio día en la bodega, sumando un almuerzo en pareja o familia en Espacio Trapiche o aprovechando los exclusivos vinos de barrica o tragos en Estación 83, el gasto fue superior a los $4.000”.

Protocolos en bodegas en tiempos de pandemia

En relación a los protocolos y los cambios que han tenido que hacer las bodegas para recibir a los turistas “son los que fueron aprobados por la Nación y Provincia. Un poco más flexibles por los chicos, pero hacemos muchas visitas al aire libre. Los niños tienen la actividad de pintar piedras y las dejan en nuestro corazón de piedras” explicó Caro Fuller de Bodega Corazón del Sol.

“Cambiamos todo, al inició se le da una charla especial con respecto al protocolo. Barbijo, alcohol, las degustaciones son en mesones, solo está permitido sacarse el barbijo para catar. Los horarios tienen un mínimo de hora y media entre un turno y el otro. Tenemos que ventilar. Lo que nos diferencia de otras temporadas es que hay mucho abrigo” entre risas agregó Alexia Robinson de Bodega Bianchi”.

A lo dicho Eduardo Lopez , de Bodega Lopez comentó: “En relación a los protocolos se respetan perfectamente, están automatizados. Grupos chicos de 10 a 15 personas. Tenemos espacios muy amplios, naves grandes es casi como estar en exterior”.

Sobre protocolos sanitarios, en Bodega Trapiche, Silvina Lew, Jefa de Turismo comentó que son “los que exige la ley y los propios de higiene de la bodega, son los mismos que rigen desde que empezó la crisis sanitaria. La capacidad sigue siendo limitada en cuanto a los cupos, aún no se permite el acceso a la zona productiva de la planta”.

Por último, Julia Zucardi de Bodega Santa Julia agregó: “Hemos sido muy respetuosos desde el día uno, en la cantidad de personas por mesa, el distanciamiento, el uso del barbijo, uso del aire libre. Por suerte el clima ha ayudado mucho, esto es importante para poder brindar, experiencias en la naturaleza que los turistas que vienen de ciudades como Buenos Aires, buscan».

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.