Grandes novedades en Bodega Renacer: Fernando Sota se incorporó a su equipo enológico, y se esperan algunos cambios en el estilo de los vinos de la bodega, aunque fundamentados en su tradición e identidad.

Reconocido por su perfil técnico, Fernando nos adelanta en esta charla alguno de los desarrollos que se vienen este año, tras la reciente certificación de viñedo y bodega orgánica obtenida por la empresa de capitales chilenos.

– Hoy te incorporás a Renacer, una marca muy reconocida en mercado interno y externo, qué significa este cambio para vos a nivel personal y profesional?

Este cambio me abre la posibilidad de reconectar con la enología, realmente extrañaba el contacto directo con el vino y el viñedo. Es como una vuelta a las raíces, a la primera vocación. Y también me motiva mucho la posibilidad de sumar y coordinar al equipo de enología de la bodega, de seguir desarrollando el portafolio actual y crear nuevos vinos.

– Podemos esperar que tu incorporación, y tu expertise técnico enológico, impriman algunos cambios en el estilo de los vinos de Renacer?

Sí pero no. Inevitablemente con cualquier incorporación la dinámica de trabajo varía, las cosas cambian, evolucionan con el tiempo y las diferentes circunstancias; pero me parece importante respetar la identidad y la línea de trabajo que ha mantenido Renacer desde siempre, la estructura de los vinos y la relación precio/calidad que son dos grandes valores y que gusta a los consumidores. Habrá novedades, ajustes, pero respetando las bases de trabajo.

– Renacer recibió su certificación orgánica, y ya se conoció que a partir de agosto tendremos la versión orgánica de los varietales Punto final, qué podemos esperar encontrar en estos vinos orgánicos cosecha 2021?

Serán vinos con más frescura y concentración. Por su condición de orgánicos están más integrados al terroir. También al hacer un uso muy bajo de sulfitos podremos encontrar una expresión más pura del varietal, más fruta en nariz.

El primer vino orgánico que llegará al mercado será Punto Final Malbec Rosé 2021 en agosto, luego se sumarán las variedades Malbec y Cabernet Sauvignon. En el 2022 se incorporará Punto Final Reserva Cabernet Franc que necesita de mayor tiempo de guarda. Todos elaborados con uvas provenientes de nuestra finca.

– ¿Cómo ha sido este primer semestre del año en ventas en mercado interno? Qué expectativas tienen para el resto del año, empezando el segundo semestre?
En mercado interno el crecimiento ha sido exponencial en nuestro caso, porque retomamos la comercialización a través de distribuidores luego de un par de años de solo hacerlo de manera directa bodega – consumidor. También lanzamos nuestra tienda online. Prevemos que el segundo semestre se comporte de manera similar. En mayo realizamos la preventa de nuestros vinos ícono cosecha 2018 y agotamos stock en menos de dos semanas.

¿Qué expectativas de ventas tienen en el exterior para este año?

Estados Unidos se está recuperando y reconfigurando tras la pandemia, lo mismo Reino Unido por lo que se espera un incremento en los despachos a esos mercados, así como continuar con el ritmo habitual en mercados como Rusia, Paraguay, China y Brasil.

-¿Están abriendo nuevos mercados?

Siempre. Es parte de la dinámica comercial, hemos abierto recientemente Polonia y Japón, nuevos distribuidores regionales en Estados Unidos y Reino Unido. Para los vinos orgánicos puntualmente esperamos su distribución en Bélgica, Holanda, Alemania y Estados Unidos, además de Argentina.

¿Qué inversiones se esperan concretar este año?

La mayoría de ellas están asociada al camino sustentable que estamos recorriendo como la construcción de una planta de efluentes, la instalación de paneles solares, la renovación de todo el sistema de riego de nuestra finca por uno con más tecnología que permite un uso más eficiente del agua y la instalación de una central meteorológica en el viñedo para tener acceso a información en tiempo real.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.