El mi-cuit es una técnica francesa que significa «media-cocida” y es furor en la experiencia de Crux Cocina -el restaurante de la bodega Alfa Crux-. La misma fue ideada y llevada a cabo por el chef irlandés Edward Holloway.

Según contó el chef, los alimentos cocinados sobre  piedra son una tradición muy antigua que tiene su origen en la gastronomía clásica del pasado. Sin ir más lejos, Edward la puso en práctica en su gran plato estrella: salmón mi-cuit.
“El mismo está inspirado en el terruño de Pampa – El Cepillo a ver la laguna de Alfa Crux rodeado de piedras de todos colores y texturas”, contó.

“El mi-cuit“ fue una alternativa antigua que buscaron nuestros antepasados para poder preparar sus alimentos sin que se quemaran al entrar en contacto directo con el fuego”, agregó Edward.

¿Qué aspectos debemos tener en cuenta a la hora de cocinar sobre una piedra?
-Utilizar piedra tipo granito poco poroso: ya que cuentan con un grosor aproximado de 4 centímetros.
-Debe tener una base de aceite: para conseguir conservar mejor la cocción a la piedra se suele untar la base con un poco de aceite de oliva. De esta forma, se evita qué pega la comida y sirve para mejorar el sabor.
-Las mismas se deben poder introducir al horno: para poder cocinar a la piedra se tiene que meter este utensilio en el horno durante unos 60 minutos a una temperatura de 60ºC (dependiendo de la cocción requerida) así, cuando coloquemos la carne que cocinemos, se podrán elaborar.

¿Cómo preparar el salmón mi-cuit a la piedra de Crux Cocina?

Ingredientes:

-Salmón 50g.
-Cebolla morada cortada fina.
-Alcaparras.
-Ralladura de limón.
-Unas gotas de jugo de limón.
-Ciboulette cortado fino.
-Sal marina.
-Pimienta molida.
-Aceite de oliva.

Preparación:

-Usamos piedras que encontramos en el entorno de nuestra propia finca y las calentamos a 60 grados.

-Cortamos el salmón en tiritas y lo disponemos sobre las piedras calientes. Mientras terminamos la carne con los demás ingredientes (como pueden ver en la foto), la misma va tomando temperatura directo de la piedra.

“Sin cocinarse por completo, la pesca empieza a desprender sus aromas y aceites naturales, terminando con una textura inigualable”, concluyó el chef irlandés.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.