Humor. Magia. Vuelo. Libertad. En un mundo atado por el malestar social, la enfermedad y las restricciones, Bodega Kaiken busca insuflar aire fresco a través de sus nuevas etiquetas y vinos. Así nace Indómito, una línea con dos vinos, un Cabernet Franc de Agrelo y un Red Blend de Altamira, que se ubica en el segmento que más creció (en precio) en Argentina el año pasado, el de $800 a $1200.
Con Indómito Kaiken buscaba un vino con personalidad pero sin tantas explicaciones, más cercano al consumidor. Gustavo Hörmann gerente enológico de la bodega y el enólogo Juan Pablo Solís lo explicaron subiéndose a un globo aerostático y mostrando sus viñedos en Luján y Valle de Uco desde las alturas.
El concepto va por soltar las ataduras, los prejuicios, tomarlo en un vaso, tomarlo en la pileta. El año de pandemia quisimos salir con propuestas nuevas, el año pasado lanzamos la línea aventura, mucho más técnica, de terroir específicos, y esta es más fresca y lúdica, donde tiene mucho protagonismo el Kaiken, ave patagónica que migra de Argentina a Chile todos los años.
“Tenemos que dejar de mostrar el vino de forma intimidante, creo que empezó el cambio de formato, la lata, el bag in box, las botellas pequeñas, hay varios proyectos que se adaptan a un consumidor de manera más flexible, nosotros estamos usando la tapa a rosca en Aventura, porque creemos que el la tapa ayuda bastante al servicio y la flexibilización. En esta nueva línea, demostramos que Argentina tiene potencial para elaborar cepas de calidad superlativa y que están al alcance del consumidor”, subrayó Hörmann

Vegano y en precio

Estos vinos se ubican entre la línea Terroir Series – que se va a discontinuar en Argentina- y la línea Ultra. “Nos enfocamos en un público que quiere dar el siguiente paso sin perder la calidad” dijo Hörmann al tiempo que reveló que el precio de los vinos es de 950 pesos.
El vino tiene además sello vegano. “Es un pasito más” dice Diego Solís, “no cuesta nada, variamos algunas prácticas en la elaboración evitando productos que tengan derivados de los animales, este año estamos por certificar una norma de inocuidad alimentaria, y esta misma norma nos obliga a que no ingresen alimentos al establecimiento”.
En relación a la tendencia de vinos con menos alcohol que adquiere relevancia entre los Millenials, Kaiken también está trabajando. “Vamos tratando de refrescar los vinos con una cosecha un poco más temprana y estamos investigando cómo lograr vinos con menor grado sin perder calidad” dice Hörmann.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.