Domaine Bousquet inauguró GAIA Lodge. El nuevo emprendimiento de la bodega orgánica de Gualtallary se suma al bistró del mismo nombre completando la oferta enoturística de la  bodega ahora con alojamiento. El Lodge está emplazado en el terreno de la bodega y cuenta con 7 habitaciones para un total de 18 plazas – 5 dobles y 2 cuádruples-, cada una con balcón con vista a la montaña o al valle y sus viñedos. Además, la hostería brinda servicio de conserjería personalizado, traslados, bar y restaurante.

Las habitaciones dobles tienen un valor de USD 150, mientras que el precio de las cuádruples es de USD 270. Los niños hasta 3 años no pagan, a partir de 4 años pagan USD 50 compartiendo habitación. En todos los casos se incluye desayuno.

Estilo y arquitectura

 

En la arquitectura predominan las líneas rectas, construido con materiales simples como ladrillo visto y hormigón- está integrado por tres plantas: la recepción y dos departamentos ideales para familias en la planta baja; los espacios donde se realizan las actividades sociales como el restaurante, livings y zona de lectura en el primer piso; y, por último, en el segundo piso, 5 suites para las que se priorizaron las vistas hacia la montaña mediante balcones orientados hacia el oeste, todas con baño privado.

La premisa principal con la que se trabajó el diseño de interiores fue la de recrear y reflejar la filosofía orgánica de Domaine Bousquet que le da nombre a GAIA Lodge y rinde tributo a la diosa griega que representa a la Madre Tierra, explicaron desde el estudio de arquitectos Alejandra Reta & Arquitectos Asociados.

El estilo de los espacios comunes es “kitsch”, alegre y colorido. Se combinan texturas, estampados y objetos llamativos, antiguos y modernos. La decoración se trabajó con un papel hecho exclusivamente para el lugar, con los motivos de las etiquetas de los vinos de la bodega, especialmente de la línea GAIA: flores y mariposas en una escala importante.

Las suites son de un estilo más tranquilo y cálido, que permiten el descanso. Muebles de madera y elementos con tonos “tierra” como base. Los nombres de las suites recorren las ciudades representativas en la historia de la bodega -Carcassonne, Madrid, Bruxelles, Miami, Vancouver, Buenos Aires, São Paulo, New York y Stockholm- y cada una lleva un color que lo representa según la flor nacional del país o de cada ciudad.
Como parte del proyecto, se diseñó una estructura metálica, externa al edificio, para alojar un ascensor panorámico desde el cual se disfruta de las deslumbrantes vistas del paisaje durante el recorrido. Además cuenta con una escalera que permite llegar a los viñedos directamente desde las habitaciones.

Cuidar la Madre Tierra
En línea con la filosofía de respeto al medio ambiente que Domaine Bousquet eligió desde su nacimiento, para el nuevo emprendimiento turístico GAIA Lodge se realizó un relevamiento de proveedores para contratar según políticas sustentables.
Por ejemplo, el servicio de lavado de blancos trabaja con la premisa de preservación del recurso hídrico y no utilización de plásticos, para el cual se utilizan bolsas de tela reutilizables;
Las amenities de baño están libres de parabenos, sin formol, sin sal agregada, sin TACC, no testeados en animales y 100% biodegradables. El proveedor es fundador de una organización que se encarga de reciclar jabones descartados por los hoteles, reprocesarlos y entregarlos a comunidades carenciadas, así garantizar la higiene. Además: envases recargables y los productos de baño como cofias, jabones en barra, vanities, se presentan en estuches de cartón para evitar el uso de plástico;
El lugar cuenta además con bicicletas para que los huéspedes puedan trasladarse por los alrededores y visitar bodegas vecinas y -huertas agroecológicas con las que se abastecen las cocinas de los dos restaurantes de Domaine Bousquet.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.