En la zona de la Ribeira Sacra, una denominación de origen de vinos dentro de Galicia, el chef mendocino suma a sus proyectos un restaurante de 35 años de historia en el viejo continente. 

Correr las fronteras y llevar la cocina mendocina y argentina al mundo fue uno de los objetivos que inspiró al chef Lucas Bustos a crecer más allá de su Mendoza natal, donde desarrolla desde hace más de 20 años su trabajo, principalmente en bodegas.

Fue así que luego de recorrer y analizar diversas alternativas es que decidió sumar a sus múltiples emprendimientos un restaurante con mucha historia en uno de los mejores sitios de Galicia. Se trata del restaurante O Grelo, situado en Monforte de Lemos (Lugo, capital de la Ribeira Sacra, y en la zona monumental de San Vicente de O Pino).

“La oportunidad nace cuando su dueño decide retirarse luego de 35 años y quería ver que su restaurante siguiera creciendo. Así fue que confió en nosotros para hacer esta tarea”, comentó Lucas Bustos, quien decidió emprender este nuevo desafío junto a su familia.

Con respecto a la gastronomía, describió que en este caso es básicamente gallega, “hay muchísimos mariscos del mar Cantábrico y también la famosa ternera gallega. Se trabaja con brasas, por lo que encontramos muchos puntos en común, sumado a que el vino es tan importante y representativo en la mesa como en Mendoza. En el fondo, tanto para ellos como para nosotros es compartir con familia y amigos, una copa de vino y buena comida”.

Cabe remarcar, que Lucas Bustos decide correr nuevas fronteras profesionales y llevar la cocina de Mendoza y Argentina sin descuidar y despegarse de sus proyectos actuales en la provincia, los restaurantes en Trapiche, Nieto Senetiner, Ruca Malén y de Sagrada Cocina, su nuevo restó que abrirá en septiembre.

Es así, que Lucas trabajará a contra – temporada entre España y Argentina. “Compartir con cocineros de tantos años, productos diferentes, costumbres y tradiciones, es enriquecedor, es mirar nuestra tierra desde otros ojos, es entender como nos ven desde otros lugares del mundo me ayuda a crecer en casa”, mencionó el chef que vuelve en septiembre para la apertura de Sagrada Cocina, al verano sudamericano y a administrar las cocinas de las bodegas de cara a la vendimia 2022. “Un gran desafío, pero por suerte con un gran equipo”, remarcó.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.