Puede que pronto los amantes de Achaval Ferrer, una de las marcas de vinos high end más famosas de Argentina, tengan la oportunidad de pertenecer a un exclusivo Club de Vinos, con acceso privilegiado no sólo a sus productos, sino a vinos de otros puntos del Globo.

La empresa, propiedad del multimillonario ruso Yuri Scheffler, quien además de ser dueño de la marca de vodka Stolichnaya, es dueño de 5 bodegas en La Toscana (Italia) y una en España, adquirió Achaval Ferrer en 2011 y desde entonces, posicionó aún más la marca en el mundo.

El comentario surgió durante la presentación de la cosecha 2016 de los Fincas (Mirador, Bella Vista y Altamira) los vinos más famosos de la bodega. «Se está trabajando en el armado de un Club de Vinos, sucede que aún para Argentina por el dólar los precios serían muy elevados, aunque podría haber novedades» comentó el enólogo Gustavo Rearte.

Cosecha 2016: características

Como muchos saben, la 2016 será recordada por todos como una cosecha de grandes desafíos. La mayoría de ellos relacionados con las condiciones climáticas, dado que se trató de una temporada particularmente cargada de días más frescos y húmedos de lo habitual. Fue el final de un ciclo meteorológico de tres años – 2014 – 2015 – 2016 – que se dio con grandes diferencias respecto a los parámetros históricos de Mendoza. «Los niveles de acidez para ese año fueron particularmente altos y como consecuencia tenemos vinos donde la frescura y la expresión frutal se destacan.» indicó el enólogo.

Achaval Ferrer Finca Bella Vista (1910): producto de un viñedo con más de 110 años a 900 msnm en Luján de Cuyo, es el más clásico de la trilogía. Un malbec expresivo y floral, con taninos aterciopelados; en la nariz expresa fruta negra fresca, tiene una delicada acidez y la madera fresca está algo más presente que en los otros dos. Producción:  10.000 botellas

Achaval Ferrer Finca Mirador (1921): elviñedo está ubicado en Rivadavia, y tiene 100 años. Es untuoso y bien estructurado, tiene una marcada presencia de frutas negras, grafito y especias, que seguirá complejizándose con el paso del tiempo. Importante acidez , verticalidad y nervio. La fruta del Malbec refresca como caramelo ácido en boca, en nariz es floral y delicado. Producción: 6 mil botellas

– Achaval Ferrer Finca Altamira, (1950): un Malbec desafiante, plantado a las orillas del río Tunuyán,  Altamira es el más preciado por los críticos internacionales. Tiene  fruta negra madura, moras y especias, en boca presenta jugosidad y buen dulzor, la madera aporta al backbone del vino que, una vez abierto en la copa, desplegará algunas notas minerales a grafito y flores azules. Producción: 12 mil botellas suelo arenoso con más acidez natural.

Vinos destinados a quienes estén dispuestos a gastar un buen dinero en ejemplares únicos, los Fincas están hoy a $11.500 , pero a fin de mes el precio se irá a $14.500. Disponible en la tienda online de Achaval Ferrer así como en las principales vinotecas y restaurantes de todo el país.

Aplausos para el Merlot

Mención aparte para lo nuevo de la bodega, el Merlot recientemente lanzado, un blend de terruños 80% Valle de Uco y 20% Luján de Cuyo.  Tiene  14.6 de alcohol, pero está perfectamente integrado y casi ni se nota; notable estructura, intensidad, largo de boca y mucha, pero mucha fruta roja fresca como moras, guindas y cerezas, además de una nota difícil de encontrar en los Merlot argentinos, la hoja de tomate.  Realmente, lo sumo a mis preferidos.

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.