El 8 de Marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer. En este nota comparto las palabras de 5 mujeres del vino destacadas a nivel mundial. Tres de ellas argentinas que han logrado ocupar los más altos puestos,  tanto en sus empresas como en ámbitos institucionales históricamente gobernadores por hombres. Las otras dos son afamadas escritoras, críticas y asesoras respetadas en todo el Globo.

Las cinco entrevistadas respondieron las mismas preguntas, pero cada un brindó una mirada particular a una temática de género amplia, que articula al trabajo con aspectos integrales de lo femenino,

Cómo ven a la mujer y cómo valoran su contribución a la vitivinicultura, tanto en el rol de hacedoras como de consumidoras, cinco celebridades del vino:  Jancis Robinson, Isabel Mijares, Ana Amitrano, Susana Balbo y Patricia Ortiz.

Ana Amitrano, empresaria (Santa Julia y Familia Zuccardi) 

Ana es famosa en el mundo del vino por su visión y empuje; fue ella quien se puso al hombro hace más de 3 décadas la promoción de los vinos Santa Julia, marcando un hito de promoción comercial que llevó a las marcas de vino de la familia a posicionarse en el podio. Por este trabajo fue reconocida como Ejecutiva del Año por AEM.

La impronta femenina. «Cuando yo ingresé al mundo del vino la participación de la mujer era muy baja o en lugares con poca visibilidad. El vino era patrimonio de los hombres, era un “deber y obligación” para ellos saber. Las pocas mujeres que interrumpimos nos permitimos no saber, nos permitimos preguntar, nos permitimos ser mas irrespetuosas con el vino».

Importancia de la mujer en el consumo de vino.  «Muchísima, la decisión de consumo de vino no solo en las salidas o en las actividades sociales sino también en el consumo del hogar (esto siempre fue así). Hoy se escucha y valora la opinión de la mujer al respecto».

El tema del reconocimiento «No, no me costo ganar reconocimiento. Siempre pelee un espacio pero desde una posición femenina, desde una mirada diferente al mundo de los negocios aportando otros puntos de vista pero siempre con mucha responsabilidad y conducta».

Mujeres vs. hombres en los puestos top. «Hoy hay grandes mujeres dentro de este mundo y el problema no se la falta de garra, el problema no está en ellas,  el problema esta afuera. En la mirada masculina del que comunica, en la mirada masculina de los medios , en la necesidad de protagonismo que tienen los hombres frente al día día, la necesidad de ser reconocidos. A las mujeres también nos gusta ser reconocidas pero no nos desvela como a tantos».

¿Es tiempo de sentarse a celebrar y brindar por un mundo sin división de género? «Para mi la celebración del Día de la Mujer no tiene nada que ver con la diferencia, no tiene que ver con la división de géneros, es un escalón mas de reconocimiento a episodios que no se deben olvidar donde la mujer fue protagonista peleando por derechos , no hay que olvidarse que las mujeres venimos muy pero muy de abajo, que cada conquista nos ha costado mucho dolor. Personalmente no lo considero un día “festivo” sino un día para recordar esa conquista».

Patricia Ortiz, empresaria (Bodega Tapiz) y presidente de Bodegas de Argentina.

Patricia llegó a Mendoza a ocuparse de la bodega que compraron con su marido en Maipú hace ya 20 años. Desde aquel día no sólo se ocupó de hacer crecer la empresa que ya cuenta con tres bodegas en Argentina, dos en Mendoza y una en Sur, sino que construyó  un camino dentro de las instituciones. Hoy es la primer mujer en presidir Bodegas de Argentina, una de las organizaciones vitivinícolas con más tradición e historia en Mendoza.

La impronta femenina. «Me aboqué al trabajo en esta Cámara, mayoritariamente masculina, y a través de ella a la industria, ya que representamos a la mayoría de los integrantes de la vitivinicultura argentina. Pienso que la mirada femenina es más integradora, conciliadora. En un momento de cambios no sólo por lo que trajo la pandemia, sino de cambios internos en la institución, creo que mi rol sumó en este sentido».

El tema del reconocimiento. «Si bien ésta es un industria masculina en su dirección, no lo es en operativo y administrativo. Mas que por ser mujer, o se le sumo, (costó ganar reconocimiento) por no venir del sector y eso fue y todavía es para algunos, después de 20 años, un tema y lo sigue siendo».

Mujeres vs. hombres en los puestos top.  «Es un problema de la mujer en todos los ámbitos, siguen habiendo muchos prejuicios y juicios de valor infundados. El género no tiene nada que ver con la experiencia o el talento, el reconocimiento llega muchas veces tarde porque se espera mucho más de una mujer y porque no hay políticas que faciliten el equilibrio trabajo-familia»

¿Es tiempo de sentarse a celebrar y brindar por un mundo sin división de género? «Ojalá llegue ese día, estoy segura que pronto va ser;  las nuevas generaciones son más conscientes de la responsabilidad compartida en los temas domésticos y familiares pero todavía falta educación».

Isabel Mijares y García Pelayo, enóloga, asesora internacional y periodista

Isabel comenzó a trabajar como enóloga en el año 1971 tras especializarse en Burdeos con personalidades de la vitivinicultura mundial como el gran Emile Peynaud.
Por recomendación de su maestro fue contratada por una bodega española de El Bierzo, un pueblo pequeño de Leon, muy tradicional, que miraba de reojo a esta mujer joven, que conducía una moto y fumaba habanos. «Yo estaba segura porque mi formación y diplomas era muy superior a la de los pocos enólogos de la época pero me miraban como a un bicho raro, cuenta Isabel.

La impronta femenina. «Fui imponiendo otro estilo a la dirección técnica, más abierta, más científica, menos secreta, más social y sociable. Cataba con todos, compartía con todos. Demostré que a veces podía faltar fuerza física, pero no cerebro ni entusiasmo y mucho menos dedicación. El ser mujer me facilitó muchas cosas, contacto con las autoridades, compañeros, politicos ….y no pocos recelos y desconfianza .
Al final logré que dijeran «esta mujer sabe y sabe lo que hace».

El tema del reconocimiento. «Desde esa época, los cambios han sido notables. La mujer entró para quedarse en el mundo del vino, siempre que esté formada y que le dedique su tiempo y entusiasmo. Tenemos que demostrar a diario lo que valemos y si lo hacemos, los hombres respetan. Hoy ademas de enólogas hay directoras Comerciales, managers de exportación, de comunicación y de posicionamiento. Nadie duda lo que hace y puede hacer una mujer en bodega. No tenemos que trabajar imitando a los hombres, hay un estilo femenino de ser una gran técnica»  .

Lo que falta. «Queda mucho camino, brecha salarial, puestos de responsabilidad …etcétera. Mucho que avanzar , pero no más que en otros campos. La sociedad es machista, la familia es machista , el mundo es machista y nosotros sabemos como ganarlo. Feminismo no es gritar en las calles, no es decir que los hombres no sirven y que no les necesitamos,  no es «feminizar el lenguaje (falsamente) convirtiéndolo en ridículo y en lucha con la gramática. Feminismo es lucha inteligente y equilibrada demostrando que podemos dar mucho de nosotras mismas, con nuestra inteligencia y con nuestro estilo, con nuestro cerebro y nuestro corazón . Feminismo sera romper las brechas salariales y los falsos techos de cristal . Con inteligencia, sensibilidad y formación. Es demostrar que no necesitaremos «cuotas» para mandar sino ver la «evidencia». Llegar a poder ocupar de forma natural los puestos que nos corresponden sin estar sistemáticamente en minoria.

¿Estamos en condiciones de sentarnos a brindar ya por un mundo sin diferencias de género? «No aún porque lo difícil para las mujeres es conciliar una vida personal, profesional y familiar. Somos el soporte de nuestros mayores, de nuestros hijos, de nuestras parejas y el día tiene 24 horas. Sigue habiendo diferencias. No tenemos igualdad en la fuerza , pero debemos tenerla en la inteligencia . Si queremos, llegaremos a marcar nuestro territorio como hacen los varones, pero los Gobiernos tienen que legislar convenientemente para ello y establecer ayudas para que se consiga esta igualdad».

Jancis Robinson, Master of Wine y crítica mundial de vinos

Jancis Mary Robinson OBE es crítica inglesa de vino, Master of Wine. Periodista y editora de diversos libros relacionados con el mundo del vino. En la actualidad escribe una columna semanal en el Financial Times, y mantiene los contenidos de su página web jancisrobinson.com

A diferencia de algunas mujeres, para Jancis su condición femenina significó cierta ventaja sobre sus colegas varones. Confiesa: «Cuando comencé como escritor sobre el comercio del vino a fines de la década de 1970, fui consciente de algunas miradas intercambiadas entre los veteranos del comercio del vino sobre mi ropa y cabello hippies. Y recuerdo al difunto Michael Broadbent de Christie’s quejándose de que yo «gozaba de un poco de privilegio» por ser mujer.

La impronta femenina. Para Jancis su mayor contribución ha sido «manejar el cómo combinar el trabajo con la crianza de tres maravillosos hijos».

Mujeres como consumidoras de vino. «Supongo que toman muchas de las decisiones de compra de vinos menos costosos, aunque, por desgracia, sospecho que la mayoría de los compradores de vinos realmente costosos son hombres».

Mujeres vs. hombres en los puestos top. Jancis admite que aún en el mundo del vino la cúspide en muchos puestos, especialmente de enólogos, sigue siendo para los hombres. «Creo que esa última observación es muy cierta. Ciertamente no nos falta talento. Justamente estoy escribiendo un articulo sobre el papel de las mujeres en los principales organismos educativos del vino y las principales empresas vitivinícolas del Reino Unido, que demuestran nuestra capacidad».

Qué falta.  «Mientras las mujeres no hayan alcanzado todo su potencial en los puestos superiores, todavía se necesita un Día Internacional de la Mujer para llamar la atención sobre esta situación que me parece injusta y estúpida».

Susana Balbo, empresaria, ex diputada y ex presidente de Wines of Argentina

Susana Balbo es reconocida, sin duda, como una de las primeras enólogas mujeres en Argentina. Con más de 30 años de trayectoria en el mundo del vino, elegida por sus pares en la Industria, fue Presidente de Wines of Argentina en tres oportunidades, dirigió la entidad en el ciclo en el cual las exportaciones de vino argentino hicieron historia y crecieron. Madre,  mujer emprendedora, empresaria exitosa, siempre fue considerada una líder influyente en la era del despegue de una nueva Argentina vitivinícola en exportaciones. Su éxito como empresaria fue ya reconocido en el año 1997, cuando fue elegida Emprendedora del año por la “Asociación Argentina de Mujeres de Empresa”.

La impronta femenina. «En principio, como enóloga mi aporte con toque femenino ha sido el estilo de los torrontés nuevos y lo que se ha logrado con una variedad considerada menos hace 40 años y que hoy está puesta en valor. Considero que esa es una gran contribución que yo he hecho. Hoy, mi aporte va de la mano de la innovación en vinos blancos y rosados con un toque verdaderamente femenino. Como dirigente en instituciones de prestigio mi principal aporte fue darle una visión 360 a WOfA que estaba focalizada en una actividad por vez y en el año eran siete, como mucho. Una visión más holística nos permitió hacer más actividades por año y, entre ellas, surgió la creación del Día Mundial del Malbec que ocurrió durante mi presidencia».

Mujeres consumidoras de vino. «Como consumidoras el peso de las mujeres es enorme dado que el 70% de las compras de vino a nivel mundial es realizado por la mujer, ya sea durante las compras en el supermercado o en un mercado o en la situación que sea. Hay un artículo muy interesante en el New York Times que dice que no solamente el 70% de la compra de champagne y vinos en el mundo está realizada por mujeres, sino que en Champagne hoy en la producción, más del 70 % del total son winemakers mujeres».

El tema del reconocimiento. «Cuando yo me recibí fui la primera licenciada en enología, no había ninguna otra trabajando. Por lo tanto, tuve más dificultades que las que están actualmente: me costó ganar el respeto y tuve que demostrar que tenía talento y que era capaz de hacer todo lo que hacían los hombres y muchos más».

Mujeres vs. hombres en los puestos top. «No creo que (a las mujeres) les falte garra ni ambición, sino que la decisión de tener una familia y de ser madres y hacer carrera en su profesión, que es el gran dilema de la mujer profesional, requiere de mucha energía y trabajo y de un enorme apoyo de tu familia. Creo que tienen la garra y la ambición, pero el sentido de responsabilidad que tiene una madre hacia sus hijos o sus padres muchas veces hace que se retrase para llegar a ser la número uno en una bodega porque en ocasiones debe resignar posiciones».

¿Estamos en condiciones de sentarnos a brindar ya por un mundo sin diferencias de género? «Yo siempre consideré que no hace falta un día internacional de la mujer, el día de la mujer debe celebrarse todos los días. Hay muchos estereotipos y hay muchos países en el mundo que necesitan que se los recuerden. No es el caso de Argentina y de varios países donde las mujeres estamos en un pie de igualdad en todos los ámbitos. Pero hay países en los que ya es hora de sentarse a brindar por un mundo sin división de géneros, como India o Arabia Saudita, donde las mujeres no podrían brindar, no sólo porque no gozan de igualdad sino porque además se les prohíbe tomar alcohol. No debemos olvidarnos de ellas».

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.