A sus 72 años, el flying winemaker más célebre del mundo, Michel Rolland, confía que en más de 6 meses no subió a un avión, debido a la pandemia del COVID 19. A pesar de todo, continuó trabajando on line con sus clientes en más de 20 países. «Se puede hacer, pero es triste, tal vez esta sea la forma de asesoramiento de los jóvenes en el futuro, pero a mí no me gusta, yo prefiero estar con gente en la misma sala, reír charlar, » comentó con su habitual franqueza. Rolland quien en este momento está en Francia y piensa (si puede) venir a Argentina en diciembre, comentó que el mercado de vinos en su país este año pese a la pandemia se ha movido bastante bien y que las compras «en primeur» de los vinos excepcionales franceses no decayó.

La charla se produjo durante la presentación on line desde Burdeos de la añada 2017 de Clos de los Siete, el vino recomendado de esta semana por su excelente relación precio/calidad.

52% Malbec, 21% Merlot,
15% Syrah, 7% Cabernet-Sauvignon,
3% Petit Verdot, 2% Cabernet Franc.

Así se compone este blend de la cosecha 2017, un año en que a pesar de que el cuaje no fue tan bueno por la primavera bastante fresca, la calidad de la uva fue excepcional. Tal vez haya sido la mayor proporción de Merlot en el corte y la mayor concentración de polifenoles que dio el viñedo en el Valle de Uco ese año, que le han brindado a esta añada en particular, una exquisita gama de aromas frescos a flores y frutas negras ácidas. El vino se vende en $950 en mercado interno, una muy buena relación de precio con la calidad.

«La filosofía es que no hay receta para el Clos» dijo Rolland, lo hago a mi gusto, excepto que siempre lleva entre 45 y 50 por ciento de Malbec lo demás puede variar según el año. De esta añada se produjeron alrededor de 700 mil botellas, en tanto que en una cosecha normal como la 2020 habrá 1 millón de botellas de Clos de los Siete.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.