En una nueva degustación de vinos por Zoom con el equipo enológico de Terrazas de los Andes compuesto por Gonzalo Carrasco, Marcos Fernández y Hervé Birnie- Scott – esta vez acompaña de una exquisita tabla de quesos comprada a un proveedor local- periodistas de Mendoza y otras provincias asistimos al lanzamiento de Grand. Una trilogía de vinos ícono de la bodega argentina, propiedad del grupo LVMH. La línea, compuesta por un Malbec, un Cabernert Sauvignon y un Chardonnay, es el resultado de dos décadas de exploración e investigación de los terruños más exclusivos y extraordinarios de Mendoza.

La historia de esta evolución nació en 1999 con Terrazas de los Andes Gran, que luego se convirtió en 2004 en Terrazas de los Andes Afincado para luego en 2008 llamarse Terrazas de los Andes Single Vineyard. Hoy la mejor expresión de alta gama del varietal es Grand, compuesto por lo mejor de cada uno de los terruños ubicados en las cinco Indicaciones Geográficas más reconocidas de la provincia de Mendoza: Las Compuertas y Perdriel (en Luján de Cuyo); y Gualtallary, Los Chacayes y Paraje Altamira (en el Valle de Uco).

Siempre a la cabeza de las catas y exposiciones on line que viene haciendo Terrazas con periodistas durante el aislamiento social obligatorio,  Birnie – Scott, explicó que según el  concepto que hoy tiene su equipo, un viñedo único ya no era adecuado para elaborar un ícono.

«Desde que llegué a Argentina en 1991 estamos explorando zonas – aclaró Hervé- en 1993 compramos en Gualtallary para plantar a 1230 msnm . Buscábamos zonas más elevadas y más frescas». Luego descubrieron el terruño de Las Compuertas y compraron  120 hectáreas de Malbec de una vieja finca de 2 mil has. que va desde Vistalba hasta Compuertas.  «Es la finca más alta  porque ese es el concepto de la marca,  las terrazas son los terroirs de altura». Hoy la empresa cuenta con 550 hectáreas propias entre Valle de Uco y Luján de Cuyo, son 10 viñedos en total que les permite abastecerse de uvas propias para todos sus vinos.

Siguiendo esta idea de tomar lo mejor de cada viñedo, diseñaron los 3 Grand. Los  tintos son excepcionales, francos y sin estridencias, con buen equilibrio entre tanicidad, acidez y estructura, especialmente el Cabernet Sauvignon.

El Chardonnay de Gualtallarí  elaborado al estilo Chablís, fermentado en barricas de roble nuevas y usadas, resulta en un blanco nervioso, tenso, de buen bouquet en nariz, con frutas blancas y notas cítricas; de cuerpo delgado, le falta volumen para soportar bien el roble.

Toda la línea está en el mercado a $1200 precio sugerido.

Vamos ahora a cada vino.

Terrazas de los Andes Grand Malbec 2017
Es la combinación de un blend de 10 parcelas diferentes en tres viñedos 25% de Las Compuertas (IG La Compuertas, a 1070 m.s.n.m), 30% Los Castaños (IG Paraje Altamira, a 1100 m.s.n.m) y 45%  Licán (IG Los Chacayes, 1200 m.s.n.m).
Aquí se buscó frescura,  aromas florales y especias tipicas, fruta negra y taninos largos. Lo describo como un «vino sin ropajes», sin estridencias, se expresa con la naturalidad de un modelo desnudo que posa para su artista: un Malbec que sacrificó  la sucrosidad para ganar graso y mayor presencia y longitud  en boca. El  50% del vino reposó en madera nueva por un año.  Está bien para beber ahora, pero pienso que en un par de años estará increíble.

Terrazas de los Andes Grand Cabernet Sauvignon

Es una combinación de cinco parcelas seleccionadas de dos viñedos, 60% Finca Los Aromos Perdriel (980 m.s.n.m) y 40% Paraje Altamira El Pedregal (1.099 m.s.n.m), cuya diversidad de elevaciones y suelos le otorgan amplitud y complejidad a la creación final.

Perdriel aporta la fruta negra, Paraje Altamira la textura y la potencia; especias justas, pimentón, pimienta, amplio de nariz, la frescura desborda la copa, densidad más medida, pero importante largo de boca apoyado en los taninos y la acidez. El 70% respiró y redondeó en barricas de 225 por un año. Sin duda tendrá una vida útil de década o más sin decaer.

Terrazas de los Andes Grand Chardonnay 2018

Se compone de un blend de seis parcelas seleccionadas. El 80% del Chardonnay viene de Caicayen y el 20% de Finca el Espinillo a mas de 1600 msnm, ambas en Gualtallary. La segunda presenta una temperatura similar a zonas frías de Chablís; la elaboración se hace con  prensa de canasto  que procesa 1500 kg y el jugo es el corazón del grano. Con turbidez media ese  mosto va directo a las barricas y fermenta en 65% de madera nueva.

“A través de Grand Chardonnay, mostramos todo nuestro expertise en el trabajo con viñedos altura para esta uva. Terrazas de los Andes Grand Chardonnay es nítido y sutil. Revela aromas de frutos blancos como el durazno y la pera, combinados con notas de avellana. Este Chardonnay es maravillosamente mineral, cítrico, herbáceo y fresco. Opulento y compacto, ofrece sabores a manzana madura y tiza con un final vigoroso, prolongado y refinado”, aporta Gonzalo Carrasco, enólogo de Terrazas de los Andes.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.