Cómo conservar la frescura del Extra Brut en una cosecha inusualmente calurosa y seca, fue el desafío 2020 . Lo averiguamos en la primera cata on line realizada a través de Zoom por el equipo enológico presidido por Hervé Birnie-Scott 

Innovadora como de costumbre, Chandon Argentina no se detuvo ante las dificultades que presenta la pandemia del Covid-19 y envío las muestras de los vinos base por courier, preparó una reunión por Zoom con los periodistas y voilá, pudimos averiguar cómo será el espumoso más vendido de Argentina este año.

Las muestras de Chardonnay y Pinot Noir se dividieron en A y B para mostrar la expresión de los distintos  terruños, que luego se utilizarán para el cuveé final. El Chardonnay A es de Cepas del Plata un viñedo ubicado a 1500 m de altura en El Peral Alto, de suelos muy profundos y de roca madre. Este Chardonnay se cosechó a 3.10 de PH, comentó Diego Ribbert, con un alcohol de 11.8

.El chardonnay B proviene de Caicayen, viñedo ubicado en Tupungato a 1200 msnm, los alcoholes van de 10.6 y es un blanco más ancho, más graso, con más volumen de boca.
Los pinot noir A y B son de los mismos viñedos señalados con anterioridad, y ambos fueron cosechados con 11 grados de alcohol.

Los vinos de Cepas del Plata son en ambos casos más cítricos, ácidos, con una nota más mineral mientras que Caicayen presenta características varietales que tienden a lo tropical, sobre todo en el Chardonnay, mientras que el Pinot Noir subraya sus características de un rosé, un tinto vinificado como blanco.

 

¿Cómo se consiguió la frescura?

Sin dudas fue un verano caluroso y seco, no fue fácil con tanta madurez y falta de recurso hídrico, fue un año peligroso para producir vinos bases frescos y equilibrados
«Por tanto apenas tuvimos el grado minimo (9.5 de madurez) ya estábamos en los viñedos para levantar la uva» – comentó Hervé Birnie- Scott . La entrada de la uva que con normalidad se realiza en 3 semanas y media se hizo en 2 semanas, una cosecha compacta y por igual en Valle de Uco, Luján y cada viñedo sin importar la altura. La  gran ventaja que tuvo Chandon este año fue la capacidad de molienda de su nuevo centro de prensado, con una capacidad de 800mil kg/día que se inauguró el año pasado, es el más tecnificado de todo Sudamérica.

«Finalmente logramos que los vinos base fueran frescos, creo que como elaboradores hemos llegado a un buen nivel de conocimiento de nuestros viñedos, nuestra gran capacidad de prensar de forma selectiva nos permitió mantener las cualidades del cuvée con rendimientos bajos» detallaron los expertos.

Una cosecha difícil como la de este año, hizo dar cuenta de la ventaja competitiva que tiene Chandon que es poseedora de 400 hectáreas de viñedos propios para vino base en  Valle de Uco con alturas que van de 1000 a 1300 metros sobre el nivel del mar. «Sobre todo este año se sentirá más la impronta de Gualtallary en el extra brut», vaticinaron.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.