Es el responsable, junto a InterContinental Mendoza, de la feria con más trayectoria del país. Se va a realizar el 16, 17 y 18 de octubre en el hotel ubicado en Guaymallen. Hablamos con él de las novedades y su visión de la industria.

Más de 120 bodegas y un promedio de 600 etiquetas de vino llegarán al público calificado de esta mega exposición que se realizará en tres jornadas: miércoles 16, jueves 17 y viernes 18 de octubre de 2019. El encuentro ideal para conocer los diferentes estilos, nuevas tendencias y el desarrollo de la identidad de los vinos argentinos en la actualidad será en el Hotel InterContinental Mendoza, ubicado en Guaymallén.

Uno de sus organizadores es Federico Kunz (Wine of Mendoza) y hace años viene trabajando en seguir posicionando al vino en los distintos consumidores. En la nota adelanta las novedades y las distintas opciones que tendrá la muestra.

¿Qué novedades tendrá la feria en este 2019?

Todo el tiempo queremos renovarnos. Este año el “trade” está mucho más armado, con más convocatoria. En este primer día de expo, todas las bodegas pueden contactarse con los mayoristas, las vinotecas, las agencias de viajes y los promotores del vino. El público calificado que asiste está relacionado al producto bodega pero también al turismo.

¿Qué actividades podrán realizarse en el “trade”?

Los asistentes podrán recorrer el salón del Sol armado con más de 120 bodegas y 600 etiquetas. Y tendrán un espacio para charlas y conferencias, donde las bodegas puedan capacitarse y nutrirse de la última tendencia en la industria. Además, estarán los stands de los sponsors que nos acompañan todos los años.

Otra novedad es una alianza con ProMendoza, que aporta la asistencia de importadores de Europa. Es muy valioso este acuerdo con la entidad exportadora porque Wine Expo viene trascendiendo con asistentes de Perú, Paraguay, Chile, Brasil y el resto del país; y ahora con importadores de Europa.

¿En qué se diferencia Intercontinental Wine Expo de otras ferias?

El «trade» es un aporte muy importante. Una de las bodegas que participó el año pasado, consiguió más de 15 clientes durante ese primer día. El valor agregado de este espacio técnico es que participan más de 600 personas y las bodegas pueden invitar a sus clientes y proveedores.

En cuanto a las novedades para el público que concurre jueves y viernes, estamos sumando una fiesta de cierre. Con la compra de un app grade, los asistentes podrán participar de un after, en bodega Los Toneles, con música, más relajados y buenos tragos.

¿El evento ha captado el público millenials y de la generación Z?

Esto ocurrió de forma natural cuando los viernes comenzó a venir gente más joven, entusiasmada con el mundo del vino. Ahora las bodegas nos dicen que le gusta captar ese público joven donde ellos no tienen llegada. Hoy sorprende el consumo de gente joven, interesada en el vino y la gastronomía. El enoturismo ha seducido a muchísimos jóvenes.

¿Qué demanda ese público joven?

Son los que hoy están consumiendo los vinos jóvenes y son los futuros consumidores que las bodegas quieren captar. Si estamos envasando un vino 2019 para que tenga cierto tipo de guarda en el 2021 o 2022, cómo no vamos a pensar en el consumidor que lo va a comprar.

¿Cuál ha sido la respuesta de los sponsors en un año difícil por el escenario electoral?

Nos sorprendió gratamente que las bodegas nos contactaban para ver cuándo era la feria, porque ya estamos en el calendario de eventos. Notamos que les gusta, se sienten cómodos y les sirve. Además, con el apoyo de Coviar, abarcamos a las pequeñas bodegas y desde hace tres años contamos con un stand de inéditos, que es súper exitoso. Así logramos reunir a los pequeños productores y a los emprendedores que tienen su propio vino. Es un espacio de nuevas etiquetas, partidas limitadas de vinos que son excelentes y, en gran cantidad, son vinos espectaculares de segundos enólogos de bodegas consagradas.

No obstante, en la feria también están las bodegas más grandes, como: Enemigo Wine, Catena Zapata, Nieto Senetiner, Finca La Celia, Trivento, Trapiche, Carmelo Patti, Clos de los Siete, Cuvelier, Rolland, Alto Las Hormigas, Ricardo Santos y los espumantes de Rosell Boher.
Al recorrer la feria, los asistentes encontrarán la ruta del vino y las bodegas de Mendoza. No solo diversidad sino identidad.

¿Cómo es el presente del vino en Mendoza?

Mendoza va en un muy buen camino en relación a la gastronomía y los vinos. Ojalá lleguemos a tener un desarrollo de país gastronómico como lo ha logrado Perú. Este tipo de feria ayuda mucho para promocionar y comunicar el vino. En especial, la experiencia de recorrer la feria, degustar los vinos, palparlos, poder estar con los enólogos y conocer la historia de ese producto, que es la forma de comunicar. Y es por eso que Wine Expo es una excelente herramienta.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.