Así lo confirma el último informe de la OIV; en tanto China continúa siendo el principal productor de uva del mundo en toneladas (pasas, jugos y vinos). Aumentó levemente la superficie cultivada con viñedos en todo el mundo, con 24.000 hecctáreas más contabilizados a principios de 2019.

El director general de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), Pau Roca, ha presentado el balance global del sector vitivinícola con motivo del 42 Congreso Mundial de este organismo en Ginebra (Suiza). Aquí resumimos sus puntos fundamentales.La superficie mundial de viñedo, sea cual sea el destino final de las uvas cultivadas en él, incluidas las viñas que aún no han entrado en producción, está en ligero aumento con relación a 2017, +24.000 hectáreas.

Vinos
La producción mundial de vino (excluidos los zumos y mostos) en 2018 es una de las más altas desde 2000, con un volumen de 292 millones de hectolitros, lo que representa un aumento del 17% en comparación con 2017. Cabe recordar que el año 2017 estuvo marcado por unas condiciones climáticas muy difíciles que afectaron a la producción en muchos países.

Italia (54,8 millones de hectolitros) confirma su posición de primer productor mundial, seguida de Francia (48,6 millones de hectolitros) y España (44,4 millones de hectolitros). El nivel de producción en los Estados Unidos sigue siendo alto (23,9 Mhl). En América del Sur, la producción aumentó significativamente: en Argentina (14,5 Mhl), en Chile (12,9 Mhl). Y Sudáfrica (9,5 Mhl) sufrió los efectos de una sequía desfavorable.

Como resultado de la caída del rendimiento de la uva, la producción de vino en China (9,1 millones de hectolitros) registró un segundo año de recesión, con un -22%.

Del lado del consumo, los datos disponibles muestran una estabilización del consumo mundial en 2018, estimado en unos 246 millones de hectolitros. Desde 2014, la tendencia ha sido, por tanto, hacia una estabilización o recuperación del consumo en los países europeos, que tradicionalmente han sido consumidores, así como el desarrollo de nuevos polos de consumo, especialmente en Asia. Con 33 Mhl, Estados Unidos confirma su posición como el primer consumidor mundial desde 2011, seguido de Francia (26,8 Mhl), Italia (22,4 Mhl), Alemania (20 Mhl) y China (17,9 Mhl).

En 2018, el volumen del comercio mundial de vino se redujo ligeramente con respecto al nivel de 2017 (-0,7%), con 108 millones de hectolitros, pero su valor aumentó un 1,2% hasta alcanzar los 31.000 millones de euros. Si se analiza la distribución por tipo de envase en 2018, en términos de volumen, el vino embotellado representa el 54%, seguido del vino a granel (33%), los vinos espumosos (9%) y el BiB (4%).

Sin embargo, en términos de valor, el vino embotellado representa el 69,7% del valor total, en el segundo lugar se encuentran los vinos espumosos con un 19,8%, los vinos a granel con un 8,6% y BiB con solo un 2%.

España (21,1 Mhl), Italia (19,7 Mhl) y Francia (14,1 Mhl) siguen siendo los principales exportadores de vino, con más del 50% del volumen mundial en 2018.

Los cinco principales países importadores, Alemania (14,7 millones de hectolitros), el Reino Unido (13,2 millones de hectolitros), los Estados Unidos (11,5 millones de hectolitros), Francia (7,1 millones de hectolitros) y China (6,9 millones de hectolitros) siguen representando más de la mitad de las importaciones mundiales en términos de volumen en 2018.

Uvas

España sigue ampliamente en cabeza de la superficie cultivada, con 969.000 hectáreas, seguida de China (875.000 ha) y Francia (793.000 ha). Sigue creciendo el viñedo chino, mientras que el de la Unión Europea parece frenar su reducción y recupera 10.000 ha (3.324.000 ha).En 2018 la producción mundial de uva fresca (destinada a todos los usos) sigue creciendo como desde 2000: 78 millones de toneladas. Ha caído la superficie un 3%, pero los rendimientos suben debido a la mejora constante de las técnicas vitícolas.

Pese a una caída del 11% en 2018, China es el primer productor mundial con 11,7 millones de t, seguida por Italia (8,6), Estados Unidos (6,9), España (6,9) y Francia (5,5). Los tres líderes europeos aumentaron su producción un 28%.En 20 años la producción de uva de mesa se ha duplicado hasta los 27,3 millones de t, con China de líder mundial seguido por Turquía y China.

La producción de pasas, en 1,3 millones de t, sigue en su media del último decenio. El vino (descontados zumos y mostos) alcanzó una de sus mayores producciones desde 2000 con 292 millones de hectolitros, un 17% más que en 2017, año de serias dificultades climáticas. Italia (54,8) sigue de líder mundial, seguida por Francia (48,6) y España (44,4 hl).

Siguen altas las producciones en Estados Unidos, Argentina y Chile. Sudáfrica sufrió una fuerte sequía y cayó. Segundo año seguido de recesión en China, debido a una caída de las cosechas: -22%.Los datos disponibles muestran una estabilización del consumo mundial con 248 millones de hl.

Desde 2014 se fluctúa entre estabilización y recuperación en Europa. Estados Unidos confirma su liderazgo con 33 millones de hl, seguido por Francia (26,8), Italia (22,4), Alemania (20,0) y China (17,9). Los intercambios mundiales cayeron levemente en volumen (-0,7%) pero aumentaron en valor(1,2%) hasta los 31.000 millones de euros. El reparto fue, en volumen: vino embotellado 54%, granel 33%, espumosos 9%, BiB 4%. Pero en valor los embotellados representan un 69,7%, los espumosos 19,8%, el granel 8,6% y el BiB 2%.España (21,1 millones de hl), Italia (19,7) y Francia (14,1) dominan ampliamente en volumen las exportaciones, con más de la mitad del total mundial. Los principales países importadores fueron Alemania (14,7), Reino Unido (13,2), Estados Unidos (11,5), Francia (7,1) y China (6,9).

Fuente: elmundo.es

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.