El incremento en la venta de vinos espumosos se ha convertido en una alternativa de venta para los productores de uvas blancas, que anteriormente no encontraban mercados de interés. Así lo indica un reciente informe del Observatorio Vitivinícola sobre “El vino espumante en Argentina” que indica que entre 2005 y 2016 el volumen de vino espumante fraccionado y el número de bodegas fraccionadoras creció significativamente, pasando en el primer caso de 22 millones a 45 millones de litros (aumento del 105%) mientras que de las 61 bodegas fraccionadoras de espumantes en 2005, el sector registró en el año 2016, 133 establecimientos.
En línea con el aumento de la producción, las ventas (despachos) de vino espumante
en el mercado interno crecieron de aproximadamente 22 millones de litros
en 2005 a 44 millones de litros en 2016 (un crecimiento acumulado del 106%).
El análisis por color de los despachos señala que más del 91% correspondió a espumantes blancos, siendo el 9% restante rosados y tintos, mientras que el detalle por tipo de productos indica una preponderancia de los vinos “Extra Brut” y en menor medida “Brut”.
La elaboración de espumantes de alta calidad empujó el crecimiento de la superficie cultivada con uvas Chardonnay, que en 11 años aumentó 1500 hectáreas, mientras que el Pinot Noir, la otra variedad muy utilizada para el espumante, creció 863 hectáreas, mientras que las uvas de menor calidad enológica blancas como el Ugni Blanc y el Chenin, disminuyeron su producción.
Por último y en relación a los precios, destaca la Auditoria de mercado de vinos en Argentina que realiza CCR en supermercados, que en 2015 el precio promedio de los espumantes es de 75 pesos, lo que hace que ya no diste mucho de los precios de los vinos de gama media en general, no considerándolo así un producto suntuario.
Para ver el informe completo ingrese aquí: http://www.observatoriova.com/2017/10/el-vino-espumante-en-argentina-datos-2017/

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.