El Cabernet Sauvignon es una de las cepas más famosas a nivel mundial y, sorprendentemente, una variedad de vino relativamente nueva. La misma tiene origen en Burdeos, Francia y es el resultado del cruce entre Cabernet Franc y Sauvignon Blanc. A nuestro país arribó a mediados del siglo XIX y hoy ocupa la tercera posición entre las cepas más plantadas (15.355 hectáreas a fines del 2016, según el Instituto Nacional de Vitivinicultura). A nivel mundial, el Día del Cabernet se festeja, desde el 2010, todos los jueves anteriores al Labor Day de Estados Unidos.

Gracias a su capacidad de adaptación a toda clase de climas, el Cabernet Sauvignon recibe el título de “Rey” entre las variedades tintas. A la vista es un vino intenso y pesado que rápidamente da muestra de su gran cuerpo. Su tonalidad es roja oscura, a veces violácea, con tendencia a tornarse color ladrillo con el paso del tiempo. En cuanto al sabor, al hacer contacto con la boca presenta dejos de pino, cedro, chocolate negro y café. Se trata de uno de los tintos con más potencial para envejecer durante mucho tiempo y la crianza en roble aumenta su calidad.

La calidad que los Cabernet Sauvignon, cepa difícil de cultivar en su momento justo de maduración, ha alcanzado en Argentina está demostrada por los altos puntajes que reciben de críticos internacionales y sobre todo, por la elección que hace de ellos el consumidor de vinos de alta gama.
En esta nota, y para celebrarlo desde la copa, porque es un cepaje noble, robusto y elegante, te recomiendo cinco Cabs con los que, a mi juicio, no te vas a equivocar.

Tapiz Alta Collection Cabernet 2014. Se trata de un vino color rojo intenso con aromas a frutos rojos, a frutos negros y notas de eucalipto. La crianza en roble también le confiere dejos de vainilla, café y chocolate. En boca se presenta amable y untuoso.

Terrazas de Los Andes Cabernet Sauvignon Reserva 2014: Nervio, estructura, concentración, los amargos se trabajaron bien manejando punto de cosecha. Un clásico argentino.

Bramare Marchiori Vineyard 2014. Si ya sé, me dirán que es un vino caro. Lo es. Pero es un vino que tenés que probar antes de partir. Rojo rubí profundo, con notas especiadas, carnoso, dulce y amable, perfecto y persistente en boca, encanta con sus aromas a membrillo, flores y un toque de cuero. Idea para beber hoy o hasta dentro de 20 años.

Don Nicanor Cabernet Sauvignon 2013. Fino, elegante, sugerente. En nariz moras, especias y aceitunas se combinan con las notas a vainilla entregadas por la madera. En boca se presenta intenso, profundo, con taninos dulces y equilibrados.

CRIOS Cabernet Sauvignon 2015. Elegante, mineral y equilibrado, elaborado con uvas 95 % Cabernet Sauvignon y 5% Cabernet Franc, provenientes de Luján de Cuyo, que se destaca por sus elegantes notas a ciruela, chocolate amargo y vainilla especiada.
Esto dice Susana Balbo sobre el Cabernet Sauvignon “Para hacer un Cabernet que esté a la altura de todos los Cabernet que se producen en el mundo, donde estás compitiendo con los mejores de las ligas de los productores de vino, debés tener confianza en vos mismo y saber que lo que estás haciendo está verdaderamente respaldado por el conocimiento, por el arte, la creatividad y, por supuesto, por una muy buena uva Cabernet”.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.