Luego de varias idas y vueltas, finalmente se destrabó el conflicto por la publicidad de vinos en la vía pública en la Ciudad de Buenos Aires.

El acuerdo logrado fue alcanzado después de las reuniones que mantuvo el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, con el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, y el ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile.

En este sentido, Eduardo Sancho, presidente de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (ACOVI), destacó el acuerdo logrado y “todo el esfuerzo del sector para demostrar que el vino no es una bebida alcohólica más. Apoyamos la iniciativa del Gobierno de CABA para combatir el consumo de alcohol en exceso, pero el vino promueve otras prácticas culturales”, comentó.

En tanto, el Dr. Carlos Iannizzotto, presidente de CONINAGRO, opinó que “la excepción será muy importante desde lo económico, porque la publicidad en Buenos Aires es fundamental”.

Recordemos que en noviembre del año pasado la Legislatura porteña aprobó la ley para regular la promoción de las bebidas alcohólicas en la vía pública. La norma, que entró en vigencia en mayo, incluye la prohibición de toda “publicidad, promoción, patrocinio o financiación de actividades culturales, deportivas o educativas con acceso libre y gratuito, por parte de las marcas de bebidas alcohólicas”.

Con la exención, las bebidas vínicas podrá nuevamente tener su espacio en Buenos Aires.

Aceptación y expectativas

Desde diferentes entidades vitivinícolas celebraron la resolución del conflicto y se mostraron optimistas respecto al impacto que pueda tener para el sector.

Walter Bressia, presidente de Bodegas de Argentina, consideró que “es justo que el vino sea exceptuado de la prohibición, porque fue declarado Bebida Nacional y es un producto que brinda beneficios a la salud, algo que no ocurre con otras bebidas alcohólicas”.

Coincidió con esa opinión Eduardo Sancho, presidente de la Federación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (Fecovita). “Todo el sector hizo un esfuerzo para demostrar que el vino no es una bebida alcohólica más. Apoyamos la iniciativa del Gobierno de CABA para combatir el consumo de alcohol en exceso, pero el vino promueve otras prácticas culturales”, comentó.

Por su parte, Carlos Fiochetta, gerente general de Coviar, destacó la labor en conjunto entre el sector público y el privado. “Es un logro para el sector que se valore al vino como un producto diferente a las otras bebidas alcohólicas”, apuntó.

Similar fue la apreciación de Carlos Iannizzotto, gerente de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (Acovi), quien opinó además que “la excepción será muy importante desde lo económico, porque la publicidad en Buenos Aires es fundamental”.

Coincidió Sergio Villanueva, gerente de la Unión Vitivinícola Argentina (UVA) y director ejecutivo del Fondo Vitivinícola. “Se estaba dando ventaja competitiva a los productos sustitutos, como las gaseosas. Ahora será una competencia más pareja”, señaló.

Bressia también se refirió a esa situación. “Hubo una fuerte caída del consumo de vino en Buenos Aires durante la prohibición, mientras las gaseosas ganaron mercado”, lamentó.

El artículo 4 de la Ley 5.708 lo dice muy claro: “Queda prohibida toda publicidad de bebidas alcohólicas a través de cualquier tipo de anuncio en la vía pública dentro del ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”. Como la única excepción a esa normativa será para el vino, se presentará una situación “ideal” para la vitivinicultura. Gracias al trabajo de funcionarios del Ministerio de Economía, es que se aprovechó la ley y se logró el acuerdo con CABA.

Según los representantes de las entidades vitivinícolas, esa condición podría permitir al vino ganar una porción de mercado frente a otras bebidas alcohólicas. Carlos Fiochetta, de Coviar, explicó que “será una ventaja poder publicitar donde no pueden hacerlo otras bebidas alcohólicas”.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.