Así lo indica una nota publicada en el portal de ACOVI que señala que en setiembre de este año el consumidor pagó $ 31 por un litro de vino tinto común en tetra-brik, mientras que en enero el valor era de 14,19 pesos. Influye el incremento en el vino de traslado.

El aumento del 119,7% que han tenido los vinos en multilaminado en los primeros nueve meses de 2016 impactó de manera directa en el consumo de vino masivo en Argentina. El salto que dio el tetra brik se debe, principalmente a los aumentos de costos de insumos y sobre todo de materia prima.

Según los empresarios y las cámaras del sector, la tendencia alcista se da en un contexto de costos en permanente alza, movidos por la inflación y a su vez como resultado de una de las cosechas más bajas de la historia, lo cual son todos factores que determinan la suba de precios, tanto en el mercado de traslado, movido por la escasez de materia prima, como en el caso del precio del producto final.

El precio de traslado se ha tonificado a lo largo de 2016. En setiembre de este año, el precio del vino tinto genérico de traslado por litro fue de $ 9,07.

Esto es un 151% más que en enero de este año, cuando estaba a $ 3,59. En la misma línea, según el Observatorio de Economías Regionales de Acovi, el consumidor pagó por un litro de vino tinto común en tetra-brik en enero de 2016 $ 14,1, un 119,7% más que en setiembre de 2016, cuando pasó a $ 31,18.

Dados estos aumentos, si bien el precio de traslado ha ganado terreno y su incremento durante el año ha sido mayor que el de góndola, la brecha entre ambos precios prácticamente se mantiene en torno a 3,5/3,7 veces. Es así, que remarcan que en enero la brecha de precios entre los eslabones era de $ 10,60 y en setiembre se duplicó, llegando a $ 22,17.

Además, si se tiene en cuenta que el precio promedio que se le pagó al productor primario por la materia prima, Acovi remarca que el productor vitivinícola es el agente económico de menor peso en la cadena de valor. Es que según el análisis que hace, en promedio, el precio en góndola es 7 veces mayor a lo que recibe el viñatero por 1,25 kg de uva, que es lo necesario para obtener 1 litro de vino.

Por lo tanto “el eslabón primario como el elaborador son los menos retribuidos.Visto desde otro enfoque, el precio que recibe el productor representa menos del 14% del precio del producto final en góndola”, remarcaron desde la entidad.

Frente a este contexto, es en definitiva los números que dejó el informe de comercialización del Instituto Nacional de Vitivinicultura. Según lo indica, los despachos presentaron una caída del 8,24% en el acumulado enero-agosto, traccionada principalmente por la disminución de los despachos de los vinos en tetra brik (12%) en volumen.

Cabe destacar, que por este aumento de precios y la caída del consumo, indudablemente más de un consumidor optó por consumir otros productos. Y el comprador de tetra brik se vuelca a la cerveza, la cual no ha tenido subas similares. Según la lista de Precios Cuidados del Gobierno nacional, la cerveza Iguana por litro, en enero estaba a 13,70 pesos, mientras que en la última lista, su valor ascendió a 15,90, lo que deja un incremento del 16,05%.

Motivos

Para Carlos Iannizzotto, gerente de Acovi, el incremento está directamente vinculado a los aumentos de costos que ha tenido el multilaminado. Es que según menciona, además del vino, otros ítems relacionados a la materia prima han incidido, como es el caso del cartón, producto importado ligado al dólar.

Es así, que para el empresario se hace imposible “mantener un vino en la góndola con aumentos de costos, de más del 100% en el vino, de 50% en el cartón, en sueldos, en tarifas, entre otros tantos. Y es que el margen de rentabilidad de las empresas productoras de este producto ha sido cada vez más finito. Por ello, es que no ha quedado otra alternativa que subir los precios”. “Claramente -sumó- estos precios espantan al consumidor y afectan las ventas”.

Esta misma lectura es la que hizo Carlos Crotta, propietario del establecimiento que lleva su nombre. Quien agregó que el consumidor, al haber perdido poder de compra, mira con detenimiento cada adquisición, sobre todo en productos que no son de primera necesidad. Por ello, es lógico que se vuelque a otras bebidas, como por ejemplo la cerveza, que no ha escalado de igual manera su valor.

Pero para el empresario del Este “la falta de vino es la principal causa por la que ha aumentado tanto el multilaminado. Hay que considerar que la de 2016 fue la peor cosecha de los últimos 55 años. Al no haber vino el precio subió. Nosotros en enero comprábamos vino tinto genérico a 5 pesos, hoy ese mismo lo estamos pagando 12 pesos. Lo que habla de un incremento del 140%”.

En la misma línea, Walter Bressia, presidente de Bodegas de Argentina, señaló que el aumento del precio del vino está en consonancia con las subas de los insumos, que “no dejan de parar. Hay productos que tranquilamente han superado el 30% desde que empezó el año”.

No obstante, para el directivo, también se ha dado un fenómeno y es que el precio del vino en tetra venía muy retrasado, es por eso que “el incremento ha sido tan notorio”.

Coincidió con este panorama Pedro Carricondo, presidente de Agroindustrias Carricondo, quien indicó que “el incremento de los precios del vino de traslado ha sido muy significativo. Por ello, es inevitable no trasladar el costo”.

Es así, al igual a sus colegas, concordó que en este tipo de productos la suba se refleja rápidamente en la compra, ya que “tetra brik es un producto orientado a la clase media-baja, principales afectados por la pérdida de su poder adquisitivo”.

Pero además, el empresario señaló que ante esto también hay otro inconveniente -como mencionó Crotta- y es que hay escasez. Esta empresa que produce 600 mil litros mensuales distribuidas entre Arca de Noé, Sol Andino y Poncho Argentino -según Carricondo- ha tenido problemas para abastecerse y han quebrado stock.
Podría llegar a $ 30

Si el mercado de traslado continúa con subas de precios, es posible, según mencionan referentes de la industria, que el multilaminado llegue a estar en góndola a fin de año a 30 pesos. Este panorama que hacen, se da en un contexto además, en donde las heladas han afectado a un gran número de hectáreas, por lo escasez en diciembre de 2016 podría ser importante.

Sin embargo, según Carlos Iannizzotto, esta tendencia alcista podría revertirse dada una baja de la inflación y de las tasas de interés, que frenen las subas de los demás productos que componen la materia prima del vino.

No obstante, señaló que el costo impositivo aún sigue siendo fuerte, que en nuestro caso es de casi el 53% del precio del vino, “por lo que si no se hace alguna reforma estructural, será muy difícil estabilizar el valor en góndola”.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.