Así el enólogo de la bodega que alguna vez perteneció al excéntrico millonario (accionista de Pepsico Snacks) Warren Ward Lay, comenzó a desmitificar lo que se viene diciendo en estos días sobre los suelos del Valle, tan pedregosos y blancos ellos. Hoy Andeluna está en manos de la familia Varale, inversores argentinos que tienen negocios energéticos en Brasil y que incursionaron por primera vez en el vino de la mano de Andeluna.
Escaneando el suelo con aparatos de viticultura de precisión, Manuel González encontró en la zona de Gualtallarí, donde están los viñedos que pertenecen a la bodega, además de la famosa piedra redonda, zonas con bastante arena, limo y arcilla. «Esto es lo que da la complejidad al vino además de la mineralidad, la redondez; aquí lo que manda es el suelo», comentó Manuel quien al contrastar los estudios de material vegeral por sobre los estudios de suelo más altitud y clima, o sea, el terroir. Se trabaja mucho con el agregado de guano para fertilizar diferentes partes, porque el suelo es pobre y esto les ha dado buenos resultados especialmente con las uvas para Pasionado, su vino tope de gama.
Muy interesante el trabajo que el enólogo está haciendo con el Cabernet Sauvignon; con material genético muy diverso y plantas con pie franco y pie americano, el Cabernet es lo más viejo que tienen esos viñedos que pertenecieron a la familia Reina Rutini. Manuel cosecha temprano, y obtiene un Cab recio, profundo, idear para beber junto a un puro cubano.

Novedades: burbujas y tardío
Andeluna 2
Dos novedades fueron presentadas a la prensa esta semana. Andeluna Altitud Extra Brut elaborado con método champenoise que está saliendo como novedad al mercado por un precio de $220.
El otro lanzamiento es Altitud Tardío, un tinto dulce cofermentado de Malbec, Cabernet Franc y Cabernet Sauvignon que se comercializa en botellas de 500 cc. Muy interesante este último, me recuerda a los viejos portos de la zona de Alentejo.

Un paseo para el paladar
Andeluna tiene actualmente tres líneas. La primera, llamada 1300 cuyo precio sugerido es de $115, está compuesta por un Torrontés y un Malbec. El Torrontés es muy interesante; se obtiene de parrales de 28 años de edad; su madurez tardía en la zona le permite recoger tanto notas terpénicas típicas, conservando frescura y acidez. El buen trabajo con las borras permite obtener un excelente volumen de boca, buen peso y seda.

En la línea Altitud ($220 retail) hay un Chardonnay con paso por barrica durante la fermentación y un Cabernet Sauvignon, que me pareció muy competitivo en relación precio/calidad.

Por último, la línea Pasionado (tope de gama) compuesta por el 4 cepas 2012 (Franc, C Sauvignon, Malbec y Merlot) con un valor de $590 y el maravilloso Cabernet Franc $770 pesos, de la misma añada.

La encantadora jornada para la prensa cerró con la degustación de las exquisiteces del restaurante elaboradas por el chef Santiago Orozco y maridadas por la sommelier Mariana Cerutti.

Andeluna 4

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.