La Evaluación de Vinos de Cosecha, que se realizó el viernes 27 de noviembre en Bodega Centenario, convocó a alrededor de 200 personas que participaron de la apreciación de manera directa
La Evaluación de Vinos de la Cosecha 2015 se desarrolló en una exitosa jornada el viernes 27 de noviembre en Bodega Centenario y alcanzó los 200 participantes en un innovador formato de tres personas en el escenario, quienes llevaron el discurso del evento.
Como todos los años el comité organizador de la Evico estuvo integrado por el Presidente de la Asociación de Profesionales en Enología y Alimentos de Argentina (APEAA), Lic. Abel Furlán; la Decana de la Facultad Don Bosco de Enología y Ciencias de la Alimentación de la Universidad Católica de Cuyo, Lic. Gladys Ranzuglia; el Presidente de Bodegas de Argentina, Enol. Walter Bressia y el Coordinador Walter Pavón; y la Decana de la Facultad de Enología y Agroindustria de la Universidad Maza, Esp. Farm. Amalia Salafia. Esta edición contó, además, con la coproducción de la empresa de eventos y medios Dicta
El evento se desarrolló en mesas de cuatro personas que miraban hacia un escenario iluminado y amigable que ofreció un juego casi lúdico a los asistentes mientras expertos daban la sentencia de las doce muestras seleccionadas. Durante un mes, el panel compuesto por expertos de industria y jóvenes profesionales degustaron las muestras de vinos que arribaron de todo el país para su correspondiente devolución.
El comité técnico de evaluación tiene como objetivo realizar la evaluación de los vinos en sus diversas categorías y hacer una selección de las muestras más representativas de las diferentes zonas, para que los asistentes de Evico tengan la posibilidad de degustar y evaluar estos exponentes de la mano de profesionales, quienes dirigieron la cata. De esta manera, se seleccionan vinos de diferentes zonas, variedades y de diversas categorías. Algunos ya embotellados disponibles para su consumo, y otros próximos a pasar por una etapa de crianza que permite cerrar su ciclo. En todo momento se destacó la influencia de los terruños, los diferentes métodos de vinificación y la mano de sus hacedores, que con una difícil cosecha lograron excepcionales productos.
“La cosecha 2015, en lo que respecta a Cuyo, fue algo atípica”, según el informe emitido por el presidente del Comité Evaluador, el cual especifica que arrancó el ciclo vegetativo con una primavera templada, donde hubo una brotación próspera con buenas perspectivas de producción, y un verano caluroso y húmedo. Las fuertes precipitaciones en febrero-marzo hicieron que se favoreciera el marco para la aparición de enfermedades criptogámicas como peronóspora y botritis, lo cual trajo algunas complicaciones en la sanidad de los viñedos con inclusive disminución en la producción esperada en determinadas zonas.

“En los vinos evaluados por este comité, se puede destacar la mano y la técnica de nuestros ingenieros agrónomos y enólogos que, pese a las condiciones adversas del clima, lograron afrontarlo obteniendo muy buenos vinos”, dijo el presidente de Bodegas de Argentina, Walter Bressia.
Un total de 186 bodegas de todo el país presentaron sus muestras para ser evaluadas, de las cuales un 65% fueron tintos, 30% blancos, 2% rosados y 3% espumantes.
Los vinos blancos obtuvieron una media promedio de 86,7. Se manifestaron, en la mayoría, colores muy atractivos, aromas de intensidad media con notas frutales, florales y también especiadas. En boca, se presentaron frutados y con un buen balance de azúcar con un marcado carácter varietal. Los blancos con madera se presentaron con un muy buen equilibrio entre fruta y madera, utilizándose maderas delicadas que no tapan el carácter varietal y frutal.
Los vinos rosados obtuvieron una media promedio de 84. Colores rosas muy tenues, atractivos, con aromas frutales y frescos en boca. Notable cambio de estilo hacia vinos clásicos.
Los vinos espumantes y dulces obtuvieron una media promedio de 89,3. Vinos con colores tenues, aromas de frutas frescas y dulces en boca, con una graduación alcohólica más baja, plenos de juventud, ideales para beber en cualquier momento del día y de la noche, con marcada tendencia a productos comerciales en pos de incluir a los jóvenes en el mundo del vino.
Los vinos tintos obtuvieron una media promedio de 87,6. Vinos con colores rojo violáceos muy intensos y vivos, con aromas varietales típicos. En boca con buena estructura, con taninos suaves y redondos, ideal para los vinos destinados a consumo anual. En lo vinos tintos de guarda se degustaron vinos con excelente intensidad de color, con aromas típicos de cada variedad. En boca, presentaron buena cantidad de taninos maduros, dulces y con estructura suficiente, ideal para la crianza. Se destacaron los varietales Malbec, Syrah, Cabernet Franc y Petit Verdot que mostraron gran calidad para la guarda, tanto en las categorías con y sin madera.
Finalizada la evaluación, representantes de Bodegas de Argentina y Sancor Salud –empresa auspiciante del evento-, reconocieron a los hacedores de las 12 muestras que se degustaron; además, se premiaron a los asistentes que participaron con la puntuación, a través de grupos de Whatsapp.
El programa Wine in Moderation estuvo presente en este evento, para transmitir los beneficios de un consumo responsable, como parte de una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.