Una nota publicada hoy por IECO de Clarin indica que Molinos, el gigante alimenticio de la familia Perez Companc, anunció hoy la compra de una bodega. Se trata de Ruca Malen, por la que pagarán US$ 8,8 millones.

La compañía ya es dueña de Nieto Senetiner y busca crecer en el negocio de vinos y espumantes. Ruca Malen tiene sede en Agrelo, Lujan de Cuyo (Mendoza) y es propietario de marcas como «Ruca Malen», «Kinien» y «Yauquen».

La intención de Molinos es reforzar su posición en el mercado interno y las exportaciones. La industria bodeguera está muy castigada por el atraso del tipo cambiario y sus empresas esperan un cambio de gobierno para que exista una nueva cotización.

Clarín adelantó, en su edición del 15 de octubre, que la compañía estaba a la búsqueda de una bodega para sumarla a Nieto Senetiner.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.