BullyingEsta semana se conoció el proyecto del diputado Mauricio Gómez Bull  por el FPV de Santa Cruz que intenta colocar un impuesto al consumo de vino y otras bebidas alcohólicas y alimentos considerados “no saludables” del 1% para financiar el deporte.

El proyecto  quiere que las bebidas alcohólicas, el tabaco y los alimentos “no saludables”, paguen un 1% del valor de venta al público para darle una asignación universal a los deportistas amateurs. Está bueno, pero la plata se podría sacar de otro lado, como de Fútbol para Todos por ejemplo. Tanto así que esta acción si jugamos con el apellido del diputado podría considerarse un verdadero “bullying” al vino.

Tanto desde ACOVI como desde Bodegas de Argentina hicieron sonar los teléfonos de los diputados y senadores nacionales de los distintos partidos, además de movilizar a todas las provincias vitivinícolas con este tema. Ya se enviaron cartas al Ministerio de Agricultura de la Nación desde ACOVI pidiendo una reunión, porque se presume que al venir el proyecto de un diputado de Santa Cruz cercano a los Kirchner, será el ejecutivo el que decida en última instancia subir o bajar el pulgar.

Carlos Ianizzoto vicepresidente de Coninagro y presidente de ACOVI señaló que “Es imposible que el sector pueda enfrentar este impuesto; la COVIAR no aumento un peso la tarifa para mantener el plan estratégico; estamos pidiendo que nos saquen las retenciones, que se aumenten los reintegros por exportación,  estamos negociando un plan de corresponsabilidad gremial que el productor no puede pagar y por el patio de atrás nos quieren poner un impuesto más”

“Esta es una economía regional que se encuentra en una situación crítica, es una contradicción que mientras buscamos salidas para el sector, aparezca alguien queriendo poner un nuevo impuesto. La industria del vino – señaló Ianizzoto, ya tiene una carga impositiva que es del 42%. Si tenemos en cuenta que el 60% ese mano de obra ya  el 35% son aportes patronales”.

“Redistribuyan lo que ya se recauda”

Por su parte Juan Carlos Pina gerente de Bodegas de Argentina, indicó que “no nos parecen mal las iniciativas en relación al deporte, pero si hay como dijo Echegaray una recaudación de 140 000 millones de pesos, con que se reacomoden un poco los números no hace falta recaudar 3000 millones de pesos más para el deporte. Además enfatizó que es un despropósito pensar en un impuesto a una economía regional que está con graves problemas.

“Deberían gravar las bebidas altas en jarabe de fructosa, el vino es una bebida saludable y parte de la cultura argentina”

En diálogo con Radio Mitre José Zuccardi empresario y dirigente de la UVA fue contundente: “El proyecto habla de fijar un impuesto a bebidas no saludables y habla genéricamente de bebidas alcohólicas; será tarea de nuestros legisladores remarcar que el vino es un alimento que tiene alcohol, pero que de ninguna manera puede ser contemplado en bebidas no saludables. Máxime cuando el vino ha sido declarado bebida nacional. Es una tarea que nuestros legisladores y los de las demás provincias vitivinícolas deben hacer, separando al vino de ese conjunto de productos no saludables que existen y que realmente atentan contra la salud, como los jarabes con alta fructosa que generan perjuicios a la salud y que hacen tremendas campañas”

En relación a las bebidas gaseosas, Zuccardi subrayó que “el Estado corre con los costos de la no salud de la población merced a estas grandes campañas; cuidemos la alimentación de la población”, enfatizó.
En cuanto al vino recordó que el vino no sólo está en la dieta sino en la cultura de los argentinos, es un “elemento que une” y es “saludable probado por muchísimos estudios en el mundo entero, con moderación. Es un hábito que se incorpora desde la mesa familiar, con moderación”.

Ni los legisladores de la Cámpora se suman

En el diario Los Andes una nota de la periodista Soledad González La diputada nacional Anabel Fernández Sagasti que también milita en La Cámpora, dijo que no está de acuerdo con que se incluya al vino dentro de este proyecto de ley y prometió hacer una defensa. Hay que tener en cuenta que el vino fue declarado bebida nacional por ley, votada por unanimidad en el Congreso. Además de las bondades que tiene, se trata de un alimento saludable si es consumido con moderación. Al tiempo que no estamos hablando de una industria concentrada, sino que hay más de 900 bodegas en todo el país” dijo Fernández Sagasti.

Durante la conversación con Los Andes, la diputada camporista referenció la Ley de Impuestos Internos 24.674 y su artículo 23, donde los vinos están excluidos de pagar impuestos internos, por lo que estimó que no deberían existir inconvenientes con la modificación que propone Gómez Bull.

Fernández Sagasti agregó: “Esta modificación de la Ley de Deporte es muy buena y es una iniciativa necesaria, que hace a la contención de los chicos. Ahora, lo que nos toca como mendocinos, es lograr defender al vino y es una discusión que vamos a dar”.

 

El vino ¿bebida no saludable? Mejor sería leer un poco…

En relación al vino y la salud, evidentemente hay muchas cosas que el diputado Mauricio Gómez Bull, desconoce o ignora a propósito: ya en los 90 el querido René Favaloro recomendaba tomar una copa de vino tinto diaria por sus propiedades protectoras del sistema cardiovascular.

Los consejos de Favaloro fueron ratificados en 2004, cuando se dieron a conocer los resultados de una de las investigaciones más relevantes de la cardiología: el estudio Interheart. Un equipo internacional encabezado por el doctor Salim Yusuf, de la Universidad McMaster, de Canadá, se propuso determinar cuáles eran los principales factores de riesgo de la enfermedad cardíaca, y cuáles sus factores protectores, y para ello evaluaron a unas 29.000 personas en 52 países, incluida la Argentina.

Yusuf y sus colegas hallaron que el consumo moderado de bebidas alcohólicas -no sólo vino- efectivamente brinda protección contra el infarto. “Tomar entre una y dos copas diarias de bebidas alcohólicas en general reduce en un 10% el riesgo de sufrir infarto”, le dijo a LA NACION el doctor Rafael Díaz, coordinador en la Argentina del estudio Interheart, en Munich, el día mismo de la presentación en el Congreso Europeo de Cardiología de los resultados del Interheart.

En 2009 en Viena, Austria, en la Conferencia Internacional sobre Enfermedad de Alzheimer, se presentaron los resultados de un estudio financiado por los Institutos Nacionales de Salud, de los Estados Unidos, que halló que el consumo moderado de bebidas alcohólicas -vino, principalmente- redujo un 37% el riesgo de desarrollar demencias como el Alzheimer.

Como si esto fuera poca evidencia en 2012 investigadores de la Escuela Médica de la Universidad de Harvard realizaron un estudio donde afirman que el resveratrol, que se encuentra en vegetales y alimentos, particularmente en la uva del vino tinto, prolonga la vida y la buena salud porque incrementa el abastecimiento de energía en la mitocondria, el llamado “motor” de las células.

El hallazgo, según publicaron los científicos en la revista Cell Metabolism , podrá conducir en el futuro a nuevos tratamientos potenciales para combatir los efectos del envejecimiento.

La explicación es sencilla, en el vino hay un conjunto de polifenoles, con características antioxidantes y anti inflamatorias, principalmente el resveratrol, pero también otros ácidos fenólicos, que tienen un efecto directo y beneficioso contrario al envejecimiento de las arterias.

Sobre El Autor

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.